sábado, 29 de julio de 2017

Perspectiva sin género: Ataques o suposiciones de feminidades o masculinidades normativas



Por: Aisha Pérez González
El pasado 14 de junio el Museo de Arte de Caguas despliega su sentir ante la ola de comentarios que salió tan pronto se publicó la promoción en su página de Facebook. En apenas unos minutos de la publicación se creó una discusión sobre el tema de la exposición ya que el título de la muestra, “Perspectiva de Género: Colectiva de hombres artistas”, se prestó para el sendo #Papelón [1].  Tanto que Marina Reyes y Cristina Tufiño recibieron esta respuesta desde la página institucional del museo, and I quote: “Cristina Tufiño que bueno que no te gusta  😂😂😂” lo cual desató la 3ra guerra mundial. Varias personalidades del arte comentaron al respecto y mostraron su disgusto a partir del comentario mencionado anteriormente. En cambio,  hubo personas que defendieron a la entidad, cosa que en mi opinión no tiene nada de sentido, luego de expresarse así ante una opinión disidente.
Pero esto no para aquí, días luego, la página que se encarga de comentar y documentar el arte puertorriqueño dentro y fuera de la isla, Puerto Rico Art News, publica un artículo el cual discute la metía’ de pata del Museo de Arte de Caguas ante el comentario publicado en su página.[2] En este caso, Edwin Velázquez, director y editor de la página aborda el tema de la importancia de la imagen de la institución ante el mundo. Plantea que las redes sociales son una herramienta esencial para comunicarse con el público que visita las salas, va a las exposiciones y problematiza lo que la institución le ofrece y está correcto. El artículo incluye datos sobre lo sucedido y explica que varios comentarios hechos por Marina y otros usuarios fueron borrados. Más adelante sale a relucir que ambas, Cristina y Marina fueron bloqueadas de la página del museo por expresarse. Entonces podemos comenzar a hablar de coartar la libertad de expresión y la censura en la era mediática (or whatever that means) pero este artículo no es para esto.
Vista de la Exposición  en el Muso de Arte de Caguas
En Puerto Rico, las entidades culturales dependen casi en su totalidad de estos medios para poder subsistir. Mediante ello, logran visitas, asistencia a recorridos, salas, actividades, etcétera, etcétera, etcétera. Por tanto al tratar de comprender esta jugada del museo se hace complicado. El “publicity stunt” que se jugaron le salió caro. Sí, entiendo que publicar una foto de la promoción de la exposición, sin texto explicativo o abstract que siente bases sobre la propuesta, funcionó para crear el revuelo o la atención que necesitaba (y a mi entender buscaba). Pero, al ver dicha promoción titulada: “Perspectiva de género: Colectiva de Hombres artistas” sin explicación ni base causa furor como lo pudieron ver en el post.
Side notes:
(1) Museo de Arte de Caguas, dependes totalmente del público que te visita. (2) Si eres museo, tu labor y misión es preservar y educar a partir del arte que muestres en tus salas. Be smarter than that please.
Primero que, se presupone que el término -Perspectiva de Género- vincula la lucha de vivir desde su género una vida “normal” y lo cual es imposibilitada. De modo que, estarás pensando en un colectivo de artistas de grupos de “minoría” (que si los unes todos contemplas una mayoría) expresándose sobre su desarrollo social en su entorno inmediato. Por consiguiente, el pedestal narrativo en el que se coloca la exposición no promete mucho ya que es desde el género dominante (masculino). Claro, no invalido el intento a abrir el abanico de posibilidades a la mirada de las diferentes masculinidades, pero, la selección de artistaspara hacerlo (según la promoción porque en este momento no había lista de los artistas que se verán en la sala) te pone a pensar: ¿esto es en serio?
El día después de publicarse el artículo en Puerto Rico Art News[3], la curadora de la exposición y del museo, Elsa María Meléndez pone un status en su página de Facebook que dice: “que bueno que no te gusta  😂😂😂” arrojando más leña al fuego.[4] En los comentarios se cuestiona si en realidad esta publicación discutirá lo que es perspectiva de género con lo cual ella  asienta y comienza la “discusión”. Donde en realidad se delata en que cada una de las respuestas fueron intencionadas a partir de una riña profesional/personal y entonces, en mi opinión, se cae toda la seriedad del asunto (exposición, curadora y museo).
El 24 de junio fue un día bastante activo en la página del museo. Publican un comunicado de prensa  desde la página del Municipio de Caguas, lo cual puedes entrar en estos momentos y ya no existe.[5] De igual modo publican la versión corregida de la promoción la cual incluye todos los nombres de los artistas participantes donde se menciona Christto & Andrew, Arnaldo Cotto, Rabindranat Díaz Cardona, Antonio Fonseca, Jotham Malavé, Antonio Martorell, Néstor Millán, Mickey Negrón, Uziel Orlandi, Carlos Osorio, Héctor Rafael, Nelson Rivera, Quintín Rivera Toro, Garvin Sierra, Roberto Silva, Samuel Toro Rosa y, finalmente, Bernat Tort.[6] Lo único que puedo decir, en este momento, con certeza es que Néstor Millán, Mickey Negrón y Bernat Tort son los que han trabajado algunos de los temas de masculinidades disidentes o no heteronormativas en su trayectoria artística, pero esto no para aquí.
Vista de la Exposición  en el Muso de Arte de Caguas
Junto con la promoción corregida se incluye un texto que indica que la exposición es apoyada por: IGEA (Instituto de Género y Educación Avanzada), AMARE (Prevención de crímenes de Odio) y finalmente por la Comisión de Derechos Civiles. ¿Ésto es un chiste? O mejor dicho, ¿Ésto es en serio? Ese mismo día se publica el mismo comunicado de prensa , que se publica en la página del municipio, en el “periódico” Índice.[7]
A las 9:20 p.m. de ese día se crea un event que incluye la información completa con comentarios de lo que supone ser una entrevista a la curadora y a varios aristas de la muestra. Para nuestra sorpresa están haciendo lo que se pidió desde el inicio, dando información. De igual modo está adornada de muchos apoyos y respaldo de entidades que se involucran con el tema para hacerlo ¿serio?, ¿menos malo? o ¿educativo?. Sinceramente a mi no me convence mucho.
El 27 de junio Puerto Rico Art News publica la promoción de la exposición y el museo publica una promoción de una exposición de apoyo que sucederá en el segundo nivel en la sala de Exposiciones Temporales. Sigo pensando que es para hacer las cosas menos malas, pero esta muestra se titula: “La Batalla después del Cuerpo: Reflexiones sobre género y representación en la obra de artistas mujeres en Puerto Rico”. Creo que la investigación que ha hecho Tania Díaz es meritoria de este espacio y muchos otros para difundir este tipo de investigación ¿pero el timing? no lo ayuda en nada. Apuesto a que este tipo de proyecto fue adelantado para así poder reparar un poco la imagen del museo, y no fallo… Investigo un poco, y en efecto, esta parte del proyecto que se exhibe actualmente junto con la muestra curada por Elsa María Meléndez es una pre-apertura a lo que se propone ser una exhibición completa para el mes de agosto…[8]
Recomendación: No accedas NUNCA a que utilicen tu trabajo y tu esfuerzo para reparar la imagen de un museo. De alguna manera u otra tu trabajo será evaluado desde una perspectiva de que el museo, en su misión de educar a partir del arte, fue “politically correct”.


Dos días después “Perspectiva de género: Colectiva de Hombres artistas” se convierte en la portada de Índice donde también se incluye unas respuestas a pensamientos, postulados o aseveraciones a algunas de las ideas que se postearon en la primera publicación de la actividad.[9] En este caso, la curadora y dos de los artistas, abordan el tema de la perspectiva de género de manera general, luego tratando de incluir la muestra dentro de SU definición de perspectiva de género.

Claro, comprendo que el intento de explicar la construcción binaria del género recae directamente en el sexo. Por lo cual Bernart comenta y cito:
“En el mundo del arte se le requiere a la mujer, para recibir exposición, el particularizarse y especificar que es ‘mujer artista’. Dentro de la norma no basta ser artista y ya. Se toma como lo hombre, blanco y europeo como la norma universal pero lo mujer, lo negro y lo latino como un particular y que tiene que ser señalado como lo otro”,
explicó Tort y añade:
“Una vez tú clasificas con este título irónico es una provocación y una propuesta de género que dice que el hombre también se tiene que particularizar. La crítica parte de que en tanto que los hombres de esta exposición han sido particularizados la curaduría está socavando las estructuras de privilegio que hacen que el hombre no se tenga que nombrar”, añadió Tort que además sentenció que dentro del debate de la perspectiva de género el hombre también tiene que participar.
En cambio, la curadora sostiene que: “Hacer una exhibición de hombres artistas de forma literal tiene una razón, es destacar el cómo las mujeres han tenido que unirse en colectivas de arte para que su voz y su obra entre a los espacios de la escena del arte” y concuerdo con ella. Pero en este caso el género que está representando sus piezas es el dominante. Por consiguiente, abordar el tema de “perspectiva de género” desde un espacio privilegiado (blanco, masculino y heterosexual) me parece sumamente fácil para representar y difícil de digerir ante el desarrollo social de cada uno de los géneros en cualquiera que sean sus circunstancias.
Llega el día de la apertura y la curadora de la exposición recibe al público con un bigote (realizado con su pelo) y presentándose como Elso Meléndoz. Al ver que me cuentan esto, recuerdo automáticamente el clásico “La Asamblea de las Mujeres” por Aristófanes (Escrita en el ¡¡¡¡392 a.C.!!!!). En este caso la utilización de indicadores de género del otro (la otredad) presupone la necesidad de ser como ellos para integrarse formalmente a su núcleo o círculo con la intención de demostrar que son igual de capaces a la hora de desenvolverse. ¿Esto es un performance o nos están trolleando?
Museo de Arte Moderno de Nueva York 

A tan solo 10 días de la exposición se publica otro artículo en relación a la muestra.[10] Para mi sorpresa se trata de Nelson Rivera, que publica en el periódico digital 80 grados. Apunta que en el Museo de Arte Moderno de Nueva York hay una exposición que se titula: “Making Space: Women Artists and Postwar Abstraction” lo cual saca a pasear muestras de la colección permanente que casi nunca se exhiben (ya sean por ser mujeres, o porque sinceramente el arte de posguerra no es un turn on para muchos). Luego comienza a relatar que en el caso de Puerto Rico la segregación de género no ha sido tan marcada ya que artistas como Olga Albizu habían exhibido junto a Julio Rosado del Valle. En el caso específico del 100×35 no es que no existiesen las oportunidades y los espacios para hacerlo, es que a la hora de documentar no se mencionan. Trata de buscar información de artistas mujeres antes de los 40 y vendrás con las manos casi vacías. Pero en cambio, visitas el Tomo 8 de la Gran Enciclopedia de Puerto Rico y encuentras sobre 50 artistas mujeres que no han sido documentadas de la manera que se merecen, Incluso, tampoco se menciona ni se le da seguimiento al  Fichero de Mujeres Artistas por Carmen Ruiz de Fischler.
Más adelante, menciona que  la mayoría del campo laboral en el arte, la docencia y las plazas ejecutivas de los museos de la isla son dirigidos por mujeres y está en lo correcto. La inclusión del sexo femenino en el ámbito laboral deja mucho que decir, pero en todo caso no exime de la desigualdad de paga que existe entre ambos sexos. Pero este tema tampoco será un enfoque de este texto así que lo dejo a un lado.
Luego comienza a hablar de que las mujeres artistas de la isla rechazan en absoluto participar de una muestra de “mujeres artistas” porque se consideran “artistas, y punto”. Donde añade y cito: “Se entiende la objeción: a menos que la muestra en cuestión proponga un tema específico para el cual la exclusión de hombres es necesaria, una exhibición de “mujeres artistas” levanta la duda de si se exhiben por sus méritos, por lo que puedan aportar al tema, o por llenar cuotas en el inventario de equidad.” Entonces, ¿’pérate, de qué estamos hablando? ¿La inclusión del sexo femenino, junto con sus roles heteronormativos, a una muestra presupone “temas femeninos, domésticos, sensibles, sencillos y amables”?



Se le olvidó mencionar el papelón de la exposición de Feminismos de Brenda Torres en el Museo de Arte Contemporáneo, donde se coordinó un foro de artistas feministas la cual desacreditaron la muestra y el esfuerzo de la curadora. El ataque fue tan jevi que días después de la actividad Brenda renuncia a su puesto en el MAC y quedaron ahí todos los esfuerzos de revisitar las colecciones permanentes desde otra mirada (Véase:“#1. Lo Peor y lo Ridículo del 2008: Miyuca, su legado con olor a pescao abombao ( y como sin querer queriendo logró destapar la olla de grillos anti-ética en la que se encontraba inmersa nuestra Cultureta por décadas y décadas.”)  [11]
Nelson, como que te faltó esa. En este caso el bullying fue de parte de todos los que trataron de defender la muestra sin la seriedad y sensibilidad que merece el asunto. But wait, there’s more… ¿Nelson Rivera no es uno de los artistas incluidos en la muestra? ¿Esto no es conflicto de intereses? ¿80Grados no revisa el material a publicarse? ¿#YoMeReseñoSolo?
Concluyo que, y cito un texto escrito por Lilliam Nieves en la plataforma Trance Líquido que hace referencia a la muestra de Feminismos y con ello adjunto mi comentario sobre la muestra expuesta en sala.
“Cuando una Institución intenta algo muy novedoso puede caer en lo trillado y al intentar lo trillado podría caer en la novedad. Me explico; el tema del feminismo Perspectiva de Género es uno amplio que puede subdividirse, aplicarse, discutirse y malinterpretarse en diferentes contextos. El presentar Feminismos Perspectiva de Género como título de la exhibición me resultó un poco insultante al tema como ostentoso y me explico; cuando leemos algo en directa referencia al término por lo general no se trata de snapshots de situaciones redundando en la capitalización de la sociedad, sino que se trata de estudios que recopilan todo el espectro del metarrelato para después descentralizarlo en versiones más pequeñas de su mismo discurso.


Vista de la Exposición  en el Muso de Arte de Caguas

En cuanto a la calidad de las obras, debo decir que algunas de ellas aunque geniales nada tenían que ver, al menos a simple vista con la realidad de la propuesta, eso y el hecho de que aun no entiendo cómo es posible…”[12]
Los esfuerzos de abrir la discusión de la equidad de género o en este caso, la perspectiva de género desde la masculinidad me parece interesante porque permite explorar las diferentes “versiones” de esa construcción del género aunque sea el dominante. Pero me molesta rotundamente que este tema no se haya manejado con la seriedad que se merece y el respeto que amerita. La muestra es un asomo a una reducción del tema, de alguna manera u otra aporta diferentes miradas que pueden, o no, tener nada que ver con el tema. La experencia del género se convierte en una narración altamente personal y universal. Por tanto trabajar un tema tan amplio y singular requiere una investigación rigurosa que aporte desde diferentes ángulos y promueva la discusión abierta a un tema que es sumamente pertinente.
También recalco que se manejó de manera irrespuetuosa para aquellos que vieron cuando el museo le contestó a Marina y a Cristina. El punto de las publicaciones, de las redes sociales en sí, es para crear el diálogo y la interacción del público directamente con la institución (en este caso en específico). Es de suma importancia recordar que los museos existen por la producción artística. Si no hay artistas que deseen trabajar contigo, no hay museo. La función de los museos recae en la discusión de temas pertinentes a partir del arte y en este caso, fue de la peor manera. Lo único que espero es que el Museo de alguna manera u otra comunique y enmiende su actitud ante los pensamientos disidentes y propicie el foro justo para dichas controversias, primero con los artistas y luego con el público que visita sus salas.
Esta reseña critica fue publicada originalmente en el blog: EN CONTRAPUNTO
Aisha Pérez González, es Estudiante de Comunicación Pública e Historia del arte, co-fundadora de Galería Ínsula, en la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras y active user de twitter (@aperez_24) para rantear de arte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario