martes, 31 de marzo de 2015

“Desastres de la Guerra “de Francisco Goya en el Museo de Arte de Puerto Rico

Leyre Bozal, Conservadora de las colecciones de la Fundación MAPFRE 

PR ART NEWS –  Desde el 1 de abril al 28 de junio se exhibirá  en el Museo de Arte de Puerto Rico la exposición “Francisco de Goya. Desastres de la Guerra. Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE”. La muestra, organizada por FUNDACIÓN MAPFRE y el Museo de Arte de Puerto Rico, está compuesta por 80 láminas  tituladas y numeradas grabadas al aguafuerte con algunas aportaciones de punta seca y aguada, estampadas en tinta negra.


La exhibición se complementará con diversas actividades educativas de importancia, entre ellas un ciclo de cine español de la guerra en colaboración con el Consulado de España en Puerto Rico,  un conversatorio sobre la paz  así como conferencias y talleres.

Goya, junto con el Greco, Velázquez y Picasso, forma parte de los grandes nombres de la pintura española. Hombre de su tiempo, su obra  excede sin embargo su época y abre nuevos horizontes que nos hacen comprender no sólo la historia del arte moderno, también del contemporáneo, tanto en España como a nivel universal.


La Dra. Lourdes Ramos, directora ejecutiva del MAPR junto a Leyre Bozal, conservadora de las colecciones de la Fundación MAPFRE

Francisco de Goya y Lucientes nace en 1746 en Fuendetodos, Zaragoza. Allí estudia con José Luzan, donde también entra en contacto con el arte del grabado, a través de las estampas que su maestro le proporciona para ejercitarse en el arte del dibujo. Su obra es fruto de una constante experiencia y reflexión, producto de su reformismo ilustrado, que se oponía al tradicionalismo fuertemente arraigado en la sociedad española. Frente a muchos de sus contemporáneos, Goya va a dejarnos un testimonio de su época profundamente lúcido y consciente, tal y como podremos ver a lo largo del recorrido de la exposición.

En 1808, Francisco de Goya cumplió 62 años. Para entonces ya había sido nombrado pintor del rey y primer pintor de cámara junto con su compañero Mariano Salvador Maella. Aunque su sordera y deteriorada salud habían obligado al artista a renunciar al cargo de director de Pintura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, seguía siendo director honorario de esta institución. Desde 1800 Francisco de Goya vivía con su mujer, Josefa Bayeu, en el número 15 de la Calle Valverde en Madrid. De sus siete hijos, sólo sobrevivía Francisco Javier, casado con Gurmesinda Goicoechea y Lagarza, con quien tenía un hijo, Mariano, nacido en 1806.  
      
El Lcdo. Arturo García-Solá, Presidente de la Junta de Síndicos del MAPR, observa obras de la exhibición


l 17 de marzo de 1808 se produce el Motín de Aranjuez, que provocó la abdicación del rey Carlos IV en favor de su hijo Fernando VII y su huida a Francia. Estos sucesos, en el contexto de las guerras napoleónicas, serán el punto de partida de uno de los peores episodios de la historia de España: la Guerra de la Independencia. Esta contienda enfrentó al pueblo español y al ejército francés entre 1808 y 1814.

La violencia de la que Francisco de Goya fue testigo durante la Guerra de la Independencia impulsó al artista a retomar dibujos, bocetos y estampas, una actividad que tenía algo abandonada desde que en 1799 realizara Los Caprichos. Este tipo de trabajo, de carácter privado, constituye un método eficaz a través del cual expresar el dolor y la angustia que siente ante los acontecimientos bélicos y sus consecuencias en la población civil. Aunque no los publicó en vida, seguramente debido a la situación política, pues su visión crítica de la contienda habría chocado con los deseos conmemorativos del monarca Fernando VII, conocemos una edición completa, encuadernada, la que le entregó a su amigo Ceán Bermúdez antes de su marcha a Burdeos en 1824. En la portada manuscrita de este álbum se puede leer: “Fatales consequencias de la sangrienta guerra en España con Buonaparte. Y otros caprichos enfáticos, en 85 estampas. Inventadas, dibuxadas y grabadas, por el pintor original D. Francisco de Goya y Lucientes. En Madrid”.  Se desconocen los límites cronológicos exactos en la ejecución de la serie, pero suele datarse entre 1810, fecha que aparece en tres de las estampas y 1815.

El Lcdo. Arturo García-Solá Presidente de la Junta de Síndicos del MAPR, Leyre Bozal Conservadora de las colecciones de la Fundación MAPFRE, Dra. Lourdes Ramos directora ejecutiva del MAPR, Iraida Meléndez VP Senior de MAPFRE Puerto Rico y Juan Carlos López Quintero, curador del MAPR 

Los Desastres de la Guerra, están compuestos por 80 láminas tituladas y numeradas grabadas al aguafuerte con algunas aportaciones de punta seca y aguada, estampadas en tinta negra. En 1870, Lafort adquirió dos estampas más, lo que completa la serie con 82 aguafuertes, sin embargo éstos, nunca fueron incluídos en las siete ediciones que se conservan. La cuarta edición, que es la que forma parte de las Colecciones FUNDACIÓN MAPFRE, fue realizada en 1906 en la Calcografía Nacional. La tirada se limitó a 275 ejemplares, en papel crema verjurado de calidad y tinta negra de tonalidad muy oscura.


El conjunto de estampas suele dividirse en tres partes: las dos primeras (Desastres 1 a 64) constituyen los “desastres de la guerra” propiamente dichos, mientras que la tercera, los llamados “caprichos enfáticos” (Desastres 65 a 80), de carácter más alegórico, se entienden como una reflexión de carácter político sobre el gobierno absolutista de Fernando VII tras el fin de la guerra y la retirada de las tropas francesas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario