viernes, 19 de diciembre de 2014

Punto final sobre la feria nacional de arte y la campechada

Por Edwin Velázquez Collazo

Aunque a veces  se usa la terminología “Mercado” o “Bazar” para determinar el lugar donde  reúnen varios artistas para vender sus productos artísticos u obras de arte yo personalmente prefiero llamarle feria.  Como es sabido en  pasados escritos he comentado u opinado sobre la posibilidad de integrar como parte o paralela al evento de La Campechada una  “Feria Nacional de Arte” ante la realidad que la misma gira alrededor de un homenaje a un maestro de la plástica puertorriqueña  y que atrae  un gran  público  visitante interesado o amante de las artes plásticas. También he comentado u opinado que la misma puede hacerse  posiblemente en un espacio como el primer nivel  del Cuartel de Ballaja (allí se hace la feria de artesanía durante las Fiestas de las Calles de San Sebastián) o quizás  el Convento de Los Dominicos actual sede de la Galería Nacional (fue la sede tres ediciones de la Feria de Arte y Diseño aunque no sé por qué la descontinuaron) por las dimensiones de  sus espacios.

Para analizar la posibilidad de realizar una “Feria Nacional de Arte o Artistas” debemos primero definir que es una feria de arte la cual se puede describir como “un evento social, económico y cultural —establecido, temporal o ambulante, periódico o anual— en una sede cuyo objetivo primordial es la promoción  y estimulación de la cultura aunque puede tener finalidades de lucro para las personas  o artistas participantes por la venta de sus productos artísticos u obras de arte.

Ya definido el concepto de una feria vayamos al grano, hoy día en nuestro país se habla mucho  de los conceptos  de “economía creativa” e “industrias creativas” como un elemento vital para la industria, el comercio y la economía. De fomentar  el desarrollo  de las mismas entre los  componentes creativos.  

Entonces debemos analizar si la creación y ejecución de una Feria Nacional de Arte como  parte de un proceso  de estrategia para la promoción y fomento de las artes plásticas en un proceso de seguir desarrollando al artista plástico como un micro empresario dentro de estos conceptos de economías creativas. Aunque sabemos que ya han habido varios intentos fallidos al respecto  y otros que se hicieron con éxito como CIRCA, aunque quizás al final no fue económicamente viable,  si fue la base para impulsar una nueva generación de artistas que hoy día están despuntando a nivel internacional como dignos representantes del arte puertorriqueño.  Organizar  CIRCA era muy complejo porque  fue una feria internacional de arte que conllevo mucha coordinación, pero  no estamos hablando de este tipo de feria, tampoco una de arte contemporáneo, sino  de una más pequeña o local dirigida al público de arte puertorriqueño e integrada  por 50 a 100 artistas expositores con sus productos artísticos. Este tipo de feria es común en muchos países como atractivo turístico y empoderamiento  hacia la gestión cultural.

Todos sabemos que los artistas  plásticos  a través de la autogestión son microempresarios que mediante la inversión en la compra materiales fabrican sus productos artísticos y  luego crean una red de distribuidores  que pueden ser  las galerías de arte (muchas veces cobran hasta el 50% de comisión), vendedores independientes o el propio artista a través de la venta directa y la participación de pequeñas ferias  de arte o eventos culturales. 

Como parte de esa promoción o distribución de sus productos el artista invierte  en mesas, estanterías para presentar  los mismos  y cubre  gastos personales como gasolina y alimentos  para cumplir con dichas actividades. Estando  muchas veces de 12 a 14 horas diarias durante dos o tres días intentando mercadear sus ofrecimientos  al público. El haber comentado de una situación donde estaban envueltos compañeros artistas, los cuales no voy a mencionar por ética,  sobre  el pobre desempeño  en ventas y   público asistente en el lugar que se le asigno para vender sus productos artísticos  durante La Campechada  fue parte de mi responsabilidad como comunicador.

Aunque el éxito de un artista no se debe medirse en términos de dólares y centavos, muchos  artistas dependen de vender sus productos creativos  para recuperar su inversión, cubrir gastos y ganar algo para subsistir cuando participan de estos eventos.  Sabemos  que el mercado del arte es cuestión de gustos personales  pero hay otros factores que pueden determinar el éxito como lo fue la poca publicidad que se dio sobre  la presencia  de los mismos en tales facilidades, salvo un cintillo de “Mercado Plástico”  en el calendario de la Campechada  no hubo nada más. Comparada con la que recibieron otros eventos que también se presentaron. Entiendo que otro factor  que debemos añadir al fracaso en movimiento  de público al lugar fueron los múltiples eventos que fueron celebrados  en San Juan  y aéreas limítrofes  ese mismo día que causaron un gran tapón. También que toda la publicidad gira alrededor del artista homenajeado  así como  los eventos relacionados con su obra (eventos musicales y teatrales). Pero creo que los artistas plásticos con su presencia le rinden un homenaje al artista, a través del sacrificio y la esperanza de poder vender algunas de sus obras al igual que el artista homenajeado quizás tuvo que hacerlo  en algún momento de  su carrera para poder  vivir de su arte antes de llegar a ser  un maestro.

Finalmente la  Campechada  es todo un éxito como evento cultural  nacional de envergadura demostrándolo cada año y todos los artistas homenajeados en cada edición  se lo han merecido por que han sido maestros del arte puertorriqueño. No creo que haya sido irresponsable de mi parte, como han indicado, el fomentar una idea u opinión  e indicar una necesidad  o plantear un proyecto como una “Feria Nacional de Arte”  como parte de la actividad, aprovechando su  público y éxito para fomentar la misma, ofreciéndola como parte del amplio abanico de eventos que allí se suscitan.  Esa es mi función como artista plástico señalar  y opinar sobre las necesidades que tenemos  y lo hago a través de este foro que es mi  blog personal. Porque estos foros están y son para eso. 

Para poner punto final en ningún momento me he considerado un líder ni tampoco creo que lo sea,  pero sí creo que hay personas claves en la industria cultural que tienen acceso, la plataforma y presupuestos  para lograr analizar o concretar ideas  como la que expongo u otras mejores, ellos si son los lideres.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario