viernes, 12 de diciembre de 2014

Del grafiti al arte urbano: el arte callejero (street art) en Puerto Rico

Por Edwin Velázquez Collazo

En un inicio el grafitti puertorriqueño  mayormente se inscribía a hacer “tagging”  donde el artista  mediante un seudónimo  escribe con pintura en aerosol  y el “tog”  que es una firma legible mayormente escrita de manera corrida realizadas en ingles  como resultado de la inmigración de puertorriqueños jóvenes que vivían o vivieron  particularmente en Nueva York, Chicago y Filadelfia que  venían de visita o a quedarse en  la isla trayendo a sus vez toda esa influencia del "breakdancing" y el  “hip-hop” que iban de la mano  entonces del graffiti  como parte de la subcultura norteamericana. 

Lo íbamos a ver entonces reflejado de manera ilegal o clandestina en  paredes  de edificaciones públicas y privadas ejecutadas principalmente con pinturas en aerosol  percibiéndose entonces como un acto de vandalismo. Entre los primeros artistas del grafiti puertorriqueño podemos mencionar  a Duke, Blen, Ric, Flava, Ske, y Rek que comenzaron a manifestarse para la década del 80.

Ya para los años 90 se venia  observando  como el auge  por la música  rap y el  reggaetón  que era entonces “underground” se iban convirtiendo en  expresiones  de la música urbana  y a su vez que  el grafitti  como forma de expresión artística callejera iba evolucionando desde el tagging, o hitting hacia  la era del  post-grafiti  como modo de expresión artística en las calles mediante el uso de diversas técnicas (plantillas, posters, pegatinas, murales....) en fin el llamado arte urbano o “street art”.  

Para principios de la década del 2000 el grafiti y el arte urbano comienza a ser perseguido por el gobierno quien lo cataloga como actos vandálicos donde a las expresiones realizadas  a través  de este medio artístico se le aplico las leyes y códigos establecidos  de urbanismo y orden público, persiguiendo, censurando y dándoles  multas a los artistas creado tiempos de mucha presión  en el arte urbano  y las  artes plásticas puertorriqueñas.   Uno de los  primeros eventos donde comenzaremos a ver esta nueva generación  de artistas urbanos  es el “SunCom Art Nites”  que se inicia en el 2001 hasta el 2009 en el Museo de Arte de Puerto Rico.

Hay que señalar dos importantes eventos ocurridos en el 2006 la exposición de Graffiti de El Grupo SWAT  titulada "De acuerdo a la tradición", en las Galerías Prinardi de Andrés Marrero en Hato Rey  y su participación en la Feria de Arte Circa 2006. Por el Grupo SWAT participaron en Circa 06  los artistas Exor (Diego Romero), Mero (Joel Romero), Jeko (Pedro Quiñones), Melt Star (Melanie González), Ogral (Luis A. Mercado), y Mor (Manuel Otero) y como artistas invitados Esco (Gerardo Cloquell) y Sofía Maldonado.

Obra de Sofia Maldonado en “SunCom Art Nites”

También para el 2006 como parte  de “SunCom Art Nites”   se celebra el evento “São Paulo - Sao Juan” donde participan los artistas  Os Gemeos, Dzine, Cudy Hudson y Sofia Maldonado,  ese mismo año se presenta “Basquiat: An anthology for Puerto Rico” en el Museo de Arte de Puerto Rico lo que abona  a la efervescencia que se venía gestando  de este arte urbano  que se realizaban de manera clandestina  o en pequeños festivales  alrededor  de la isla como   el “Festival de Cultura Urbana, FCU”. Tren Urbano en el 2006; Primer Festival de Cultura Urbana Mayagüez ,2006; “Espacio Disponible”, Caribbean University, Recinto de Bayamón, 2007 y  el Segundo Festival de Cultura Urbana Mayagüez, 2008 así como otros eventos multidisciplinarios de música urbana.

Es a partir de  “Graphopoli”, la Primera Bienal de arte urbano de Puerto Rico (la única edición hasta el momento)  evento  que organizo  el Museo de Arte de Puerto Rico del 7 al 20 de julio del 2008 que  reunió más de 15 artistas y que se convirtió en el evento que mas trascendió en la oficialización del grafiti y el arte urbano en nuestra isla por las dimensión y proporción de su propuesta  marcando un hito en la historia del arte puertorriqueño.  

Indudablemente que este evento marco el inicio ascendente del post-grafiti  en la sociedad puertorriqueña  que ahora podía apreciarlo en galerías, museos, caminando, desde el auto convirtiendo el arte urbano en un elemento participe de su cotidiano diario vivir. Ya no era tan clandestino se había convertido en un producto de consumo y no solo lo querían en las calles ahora el espectador deseaba  el arte urbano en su hogar u oficina.

En conclusión, ya el arte urbano no es proscrito, comenzamos  a ver como el mismo ha irrumpido con fuerza en el arte puertorriqueño  y otros espacios de la sociedad  incluyendo las calles y zonas abandonadas de Puerto Rico creando un impulso cada vez mayor de proyectos de murales o festivales como “Los Muros Hablan”, “Santurce es Ley”, “Culebra es Ley” y “La Canals” en pueblos o ciudades como San Juan, Río Piedras, Culebra, Boquerón, Bayamón  y Arecibo entre otros.


Para más información visite nuestra serie Arte urbano en Puerto Rico:






Para referencias visite:


2 comentarios:

  1. Buen resumen. Gracias! Seguimos contribuyendo a este arte desde todas las plataformas.

    PSEVDOMERO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero seguir ofreciéndole a lector artículos de interés sobre lo que ocurre en nuestras artes plásticas, gracias por tu comentario.

      Eliminar