martes, 18 de marzo de 2014

La soberanía cultural puertorriqueña el ultimo sueño de Don Ricardo Alegría

Por Edwin Velázquez Collazo


El término de globalización es uno económico  y consiste en la integración de las sociedades en un único mercado capitalista global como resultado de las teorías económicas del neoliberalismo y las presiones e intereses de instituciones como el  Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y otros. Este fenómeno de la  globalización no solo afecta a la economía, también ha trascendido  a la cultura que se ha convertido en un producto de consumo  y mercantilización dentro de las teorías económicas del capitalismo neo-liberal.  Estas teorías  vienen  debilitando  la integridad económica de las naciones y también  amenazan  sus fundamentos de identidad  y cultura.

En foros y congresos recientes se vienen analizando el  impacto de esta tendencia del sistema neoliberal globalizado de desarrollar la cultura como mercancía.  Una nueva cultura de entretenimiento en donde el entretenimiento es cultura. La  cultura como vehículo para distraer y matar el tiempo. Una “cultura light” que atenta  contra las culturas e identidades nacionales.


Como estrategia muchos países están reforzando el desarrollo de sus expresiones nacionales y regionales para afirmar su identidad nacional como elemento vital en las relaciones internacionales. En este proceso de neo-nacionalismo cultural recuperan su nombre, sus historias  en nuevos rumbos donde  la diferencia cultural es un atractivo hegemónico como parte de la reorganización de este mundo global de tanta diversidad cultural.

En este creciente  proceso  de apertura, integración y intercambio  entre culturas  Puerto Rico tiene que iniciar urgentemente un proceso de reconocimiento cultural internacional de como y quienes somos en este mundo globalizado.  Un  integración que debe darse sin dudad alguna en el campo de una soberanía cultural aceptada internacionalmente la cual abriría muchas oportunidades y nuevas posibilidades a nuestros creadores e intelectuales, ya que la cultura es la máxima expresión de  identidad de un pueblo. Estas dos tendencias: “cultura e identidad” se ha convertido en los valores y bienes más importantes de un país ante la diversidad cultural globalizada. 


 Como primer objetivo  los artistas, creadores e intelectuales tienen un deber y  están obligados a unirse para juntos definir unas políticas culturales  que nos lleven  a la UNESCO o cualquier foro internacional para solicitar la aceptación e integración de la soberanía cultural puertorriqueña, el ultimo gran sueño de Don Ricardo Alegría,  frente a este nuevo desafío mundial llamado globalización.

De esta manera  seguir construyendo  los inicios de una nueva generación y sociedad  puertorriqueña surgida de nuestra propia realidad, a través de  una cultura soberana y autónoma.  

1 comentario:

  1. Saludos Compañero,

    Desde que la Organización de Naciones Unidas (ONU) determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad, no hay más necesidad para consultas o plebiscitos. La solución es entregarle a Puerto Rico su soberanía.

    Pero como el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) no quiere hacer eso, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU pidiéndole exactamente eso. EEUU para engañar al mundo que le interesa descolonizar a Puerto Rico, continúa proponiendo plebiscitos para saber lo que quiere los puertorriqueños. Aunque 100% de los puertorriqueños queramos seguir siendo una colonia de Estados Unidos, todavía estaríamos obligado a tomar nuestra soberanía para después decidir que queremos hacer.

    Lo único que sirve estos plebiscitos es para que EEUU divida a los puertorriqueños. Un puertorriqueño no nos invadió para hacernos una colonia. ¿Cuándo nos daremos cuenta que tenemos que unirnos?

    ¡Por eso es que tenemos que protestar pacíficamente por lo menos 3 veces al año hasta que lograr la descolonización de Puerto Rico!

    José M López Sierra
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

    ResponderEliminar