domingo, 30 de julio de 2017

Bienvenida la crítica de arte disidente al panorama del arte puertorriqueño


Por Edwin Velazquez Collazo

Como ya ustedes saben  soy artista, bloguero  y  principal escritor de Puerto Rico Art News, blog de mi autoría, aunque recibo algunas colaboraciones de otros locos amantes del arte,  en el escribo un poco de todo y también publico comunicados de prensa que me suplen mayormente los artistas,  galerías, museos y otras instituciones o gestores culturales del país o el exterior.

Es un espacio digital libre que le da bienvenida a toda clase de escritos  sobre arte puertorriqueño de todo aquel que desee aportar a la difusión o disidencia  del mismo, desde un principio deje claro mis objetivos, no es un blog de arte contemporáneo, es solo de artes plásticas  puertorriqueñas.  Quizás por eso  es actualmente el blog de arte # 1 de Puerto Rico en el internet y las redes sociales.

Gracias a que no tengo auspicio de ninguna institución cultural del país, o sea el apoyo económico,  puedo escribir de lo que me dé la gana y cuando así lo desee, es la libertad  que tengo. El único compromiso y responsabilidad  en mi blog es conmigo mismo así con mi propia integridad como artista y gestor cultural.  No me considero un curador o historiador de la arte tampoco un crítico de arte y menos un periodista cultural, pero si tengo la experiencia y conocimiento para hablar sobre lo que me gusta, las artes plásticas puertorriqueñas sin rendirle pleitesía a nadie.

Después de este preámbulo vengo entonces  con la descarga sobre algo que me incomoda, como ustedes han visto casi nunca publico  reseñas  publicadas en otros blogs, pero, me tome la libertad de compartir  el ensayo “Perspectiva sin género: Ataques o suposiciones de feminidadeso masculinidades normativas”  escrito por Aisha Pérez González  una estudiante de Historia del Arte, UPR-RP sobre la exposición “Perspectiva de género: Colectiva de Hombres artistas” en el Museo de Arte de Caguas que fue publicado originalmente  en el blog: EN CONTRAPUNTO.

El re-publicar el mismo en Puerto Rico Art News no lo hago desde la perspectiva que ha sido una exposición polémica desde que se comenzó la promoción y difusión  de la misma,  ya he escrito algo sobre eso, sino desde el punto de la doble moral que existe en el mundo de las artes plásticas puertorriqueñas. Como verán en su ensayo Aisha Pérez González  hace un análisis serio  sobre algunos sucesos que se antepusieron  a  la exposición  y después de su apertura.  Objetividad y criterio propio fuera de lo que estamos acostumbrados dentro de nuestro panorama local, uno de reseñas por encargo y amiguismos teóricos  que caen a veces en conflictos éticos o morales.

Tengo que señalar que en Puerto Rico para las últimas décadas se ha venido escribiendo sobre arte asumiendo un proceso de documentar la experiencia, producción y difusión del arte, lo cual es muy válido, desde el punto de la historia del arte, pero se ha descuidado el proceso de la estética del arte. El poder de hablar y discernir  desde la iniciativa de la crítica de arte. Entonces  Aisha Pérez González  nos presente  un ensayo justo,  sincero y disidente de la lamboneria cultural,  basados  en los conocimientos aprendidos  en  la institución que la está forjando como historiadora del arte con un pensamiento libre e investigativo, pero es en esa misma institución donde encuentra el rechazo de compañeros  de estudios, amigos, profesores y otros agentes culturales por haberse atrevido a escribir sobre dicha exposición colectiva, de la manera disidente que lo hizo.


Y así quieren forjar críticos de arte?, Cuál es el papel de la ética y la moral de la crítica de arte? Son pocos los estudiantes que se atreven a asumir y llevar su rol disidente e ir más allá de lo aprendido para desarrollar una crítica independiente? O es acaso que en este  llamado archipiélago cultural del arte, o sea  muchos grupos tratando de coexistir como pequeñas islas dentro del archipiélago territorial,  todo el mundo tiene que pensar igual  y guardarles pleitesía a los dioses del arte. Nos quejamos y hablamos  de la muerte de la crítica de arte,  de su inexistencia en nuestro panorama  local, pero, cuando aparece una voz disidente queremos desollarla  en la hoguera.

Desde hace mucho tiempo se habla de la muerte de la crítica de arte, quizás porque ya no tienen la misma influencia de antes,  quizás  por la abundancia de  ofertas artísticas  en el mundo cultural, o quizás  todo es arte hasta la saciedad.  Aunque a veces  pienso que no hay crisis en la crítica de arte, sino que el propio arte está en crisis. Debemos  ponernos a pensar entonces si ya urge reivindicar la posición de crítico de arte, devolverle su importancia  ante el panorama del arte, aunque la misma sea cuestionada por los artistas y todos los componentes del arte puertorriqueño.

Como gestor cultural conozco el trabajo que viene haciendo Aisha Pérez González  a través de la Galería Ínsula y como componente del  proyecto  de Historiadores en Formación del Programa de Historia del Arte de la Universidad de Puerto Rico. Sin lugar a duda hacen falta voces  como la de ella, que se atreven a asumir posiciones diferentes  y llevar un rol creativo en sus ejecuciones.  De mi parte  bienvenida a la candela en esta tierra minada de las artes plásticas puertorriqueñas, donde la hipocresía puede ser la orden del día o la disidencia  tu crucifixión. 

Te puede interesar:




No hay comentarios.:

Publicar un comentario