sábado, 10 de junio de 2017

Vandalizan con grafiti el monumento "Lares: Pueblo de Mujeres Hermosas" de la artista Griselle Soto Vélez

Monumento "Lares: Pueblo de Mujeres Hermosas" vandalizado.

PRAN -  El pasado mes de mayo en el pueblo de Lares fue vandalizado el monumento dedicado a la Miss Universo, Denise Quiñones  que fue realizado en el 2001  por la artista Griselle Soto Vélez cuyo título original es "Lares: Pueblo de Mujeres Hermosas" y que está colocado a la entrada del pueblo.

Esto sucedió el domingo 21 de mayo cuando la obra amaneció pintada con rociador negro en el rostro de la miss universe como si fuera un pañuelo y en el texto donde dice hermosas tachado en su totalidad escribiendo debajo la frase: mujeres revolucionarias. 

La obra -que mide unos 21 pies de alto por 14 pies de ancho y fue creada por esta  artista lareña  luego de vandalizada  fue  restaurada por su homólogo, Yamil Guzmán.

Monumento "Lares: Pueblo de Mujeres Hermosas" vandalizado.

Ante este acto de vandalismo la indignación se propagó por redes sociales como pólvora pero lo que más llama la atención es que si bien causa mucha molestia que alguien se tome el tiempo de dañar espacios públicos que no le hacen daño a nadie, esa misma indignación fue chispa para mensajes xenofóbicos. Los prejuicios salieron inmediatamente en forma de mensajes de odio; que si los wanabi, los pelús, los independentistas y así sucesivamente. De otro lado, en las mimas redes sociales surgieron las teorías de conspiración. Ni Lares, ni Denisse Quiñones representan puntos de objeción para los independentistas, así que no tiene sentido que alguien de la izquierda lo hubiera hecho. De un día para otro, el discurso de odio y la tiraeara entre bandos políticos era el centro de ebullición de la intolerancia y el coraje que se vive en Puerto Rico y que nos hace pelearnos unos contra otros.

En este escenario turbulento surge la voz de alguien que casi nadie recuerda; la voz de la artista: para devolvernos la humanidad y recordarnos que todos estamos en el mismo bote.

La artista en los inicios del monumento.

Y es que Grisselle Soto Vélez publicó en su página de Facebook el motivo y el proceso por el que pasó para crear la obra. Como dice Saint-Exupery: El problema no es crecer, el problema es olvidar. La narración que acompaña cada una de las fotos que colocó la artista reviven el momento en la historia de Lares en que todos, repito, todos, eran un solo pueblo. Todos los televisores sintonizaron ese momento que el nombre de Puerto Rico resonó a nivel mundial, tal como hoy muchos celebraron a Mónica Puig y a Team Rubio. Soto Vélez aceptó el reto de recoger y transmitir lo que ese momento representó para el pueblo superando todo tipo de limitaciones mentales y políticas hasta las de su propio cuerpo. Su narración nos transporta al 2001, al momento de la develación de la pieza y nos hace consientes del gran talento y esfuerzo que hubo tras bastidores para crear la obra: Lares, Pueblo de Mujeres Hermosas.

Resulta fascinante cómo las palabras de la creadora de la pieza, de la artista, genera otro tipo de emoción; orgullo del bueno, que se nota en las cientos de respuestas que recibió de sus compueblanos y puertorriqueños. Es preciso hacer un alto aquí para destacar la diferencia entre el discurso de odio y el discurso que construye.

En un clima político tan desalentador como el actual, los discursos de odio tienen el poder de desvanecer nuestra capacidad de pensamiento crítico y de unirnos en el día a día, por lo que olvidamos que somos un solo grupo: puertorriqueños, hermanados entre familiares, amigos y vecinos distribuidos en este archipiélago 100x35. Por el acto de uno pasamos juicio de todos a la velocidad de un pestañeo y día tras día, personas con o sin título cultivan más lo que nos divide que lo que nos une. Surge la sed venganza, y de castigo, sin darnos cuenta, como dice la artista al final de su narración, que todos terminamos heridos.

La artista realizando la obra.

El discurso que construye se nota en las palabras y la acción de la artista quien una vez más, ha ido por encima, aún de lo que la acción ‘vandálica’ pueda representar  para ella, para hacernos crecer. Sus palabras realmente nos hacen sentir orgullosos de la calidad humana que nos distingue y con la que podemos hacer un mejor país, que frente a la adversidad lucha por mantener los valores que nos humanizan por encima de líneas de ideológicas.

La artista también logra lo que ineludiblemente hacen los artistas, despertar conciencia. Por que no podemos seguir reproduciendo el discurso de odio, se tiene que hacer una investigación. Por otro lado, algo que se hace con tanto esfuerzo, y, con lo que nadie puede negar: talento; merece el respeto, admiración y valoración de todos. El trabajo de nuestros artistas cuesta mucho y es justo que las personas lo conozcan y lo protejan, precisamente, para crearnos conciencia. Lo cual, es una forma de revolución; que humaniza.

La artista con la obra finalizada.

Quizás, nuestro grafittero, solo necesita más información o educación y su medio de expresión, en vez de ganar desprecio, gana apoyo. 

Se dice por ahí que HOY es el mejor momento para reconstruir a Puerto Rico de la ceguera política, del fanatismo a los líderes y a las ideologías. Empecemos por los actos diarios, empecemos a reconocer a quienes hacen de la reconstrucción un ejercicio de todos los días.

Grisselle Soto Vélez, se convierte en esa voz que pocos notan, nos recuerda quiénes somos desde el interior de nuestro corazón, que luchamos por mantener nuestras energías y nuestro espíritu trabajando por Puerto Rico.


¡En hora buena!!

Nota: Para conocer más sobre el Monumento "Lares: Pueblo de Mujeres Hermosas"visita el post de Grisselle Soto Vélez aquí:https://www.facebook.com/grisvelezneuroestetic/posts/10155429448234759  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario