viernes, 5 de mayo de 2017

Bomba afuera y hip-hop adentro

El artista ElveenMitchel junto a su obra / Suministrada
Por: Carlos Ortiz Burgos

Bomba afuera y hip-hop adentro. Este era el ambiente musical en la apertura de la exposición Sombras son la gente, del artista ElveenMitchel, pero también es una síntesis de su propuesta artística. Trece retratos de generosas proporciones trabajados al carbón alternado con tizas pasteles, componen un horizonte de miradas orgullosas de individuos particulares sin relación alguna más allá de ser conocidos del artista. Muestra escogida de entre una serie mayor que estudia la realidad heterogénea del Caribe actual.

Evidentemente la música es un elemento que influencia significativamente la producción artística de ElveenMitchel. El título de la exposición-Sombras son la gente- delata su admiración por legendario TiteCuret Alonso; pero además nos coloca en la clave para acompasar la lectura de sus piezas. Precisamente la relación entre la bomba, la salsa y el rap (género musical característico de la cultura hip-hop) es lo que el artista busca retratar junto con eltempoque nos trae desde nuestras raíces históricas hasta la actualidad; esto habiendo nacido los tres ritmos del sustrato, de la cultura que tarda mucho en ser reconocida como tal.

"Rubi", 2017. Carbón y tiza pastel sobre papel

Con pericia Mitchelesquiva la clásica estampa del baile y el barril de bomba, tampoco dibuja timbales o congas, y así mismo evita los típicos “head phones” y “boom box”en el desarrollo de su tema. Curiosamente elige un género del arte pictórico que se asocia históricamente a las altas clases sociales -en especial a los reyes y dignatarios- y lo adapta a su tesis conservando los valores semánticos que posee. Rubi (2017), Amado (2017), Nicole(2017),y el resto de los retratados son realeza, no por su estatus social, su dinero o su linaje; lo son porque el artista, cual obispo, así los unge en una ceremonia moderna: la exposición artística. Acto que comulga tanto con los orígenes rituales de la bomba como con la actitud del hip-hop.La salsa aparece en la mezcla de facciones tropicales: un labio fino con una nariz ancha, una piel clara con pelo rizo, unos ojos almendrados sobre pómulos altos, lo que es tan común que ni siquiera notamos en nuestra isla. Contidianidad que, cómo no, incluye alguna lírica en inglés aquí y allá.

"Amado", 2017. Carbón y tiza pastel sobre papel

"Nicole", 2017. Carbón y tiza pastel sobre papel

Por otra parte el título de la exposición, además de su carácter metafórico, hace referencia a la técnica empleada. Mediante el carbón duro sobre papel el artista traza imágenes fuertes que hacen eco de las expresiones faciales de los modelos. Son dibujos oscuros en los que alguna luz entra a definir las figuras o a añadir significados ocultos que a su vez son energizadas por colores primarios y secundarios. No hay fondos, el rostro tiende a ser la composición: barbilla arriba, ojos firmes, hombros relajados; como diciendo “esta es la que hay”, nada que ocultar.Sin embargo algún trazo expresionista, una luz obstinada o una mancha de color siempre vienen a poner en duda esa actitud, a hacernos pensar que hay mucho más tras esas miradas desafiantes. Este punto poético enmarca el carácter cultural diverso del que versa la exposición, y del cual en la calle vemos puras siluetas, sombras nada más.

Sombras son la gente se presento en la Galería Guatíbiri, Calle González de la urbanización Santa Rita en Río Piedras, hasta el pasado 4 de mayo.

Sobre el autor: Carlos Ortiz Burgos, crítico de arte emergente y curador independiente. Fundador y director de la publicación digital Puntos de Fuga. Estudiante de Historia del Arte Latinoamericano y del Caribe, con énfasis en Arte de Puerto Rico, en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Graduado de la Escuela de Bellas Artes de Carolina, Especialización en dibujo (2007)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario