Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 11 de marzo de 2017

El Municipio de San Juan remueve por deterioro y mal estado escultura de Carlos Guzmán en Condado

Escultura de Carlos Guzmán, Cardumen Onírico, removida en Condado

Por Edwin Velázquez Collazo

En enumeradas veces he escrito por este medio por  el fracaso que han sido los proyectos de arte público que estableció la Sra. Sila María Calderón  en el Municipio de San Juan  quien mientras fue alcaldesa en el 2008 designo entre 3 y 4 millones para 25 obras escultóricas de artistas puertorriqueños que fueron ubicadas en diversos lugares de la ciudad de San Juan. 

Posteriormente cuando fue gobernadora aprueba en el 2001 la Ley Núm. 107 de 16 de agosto de 2001, conocida como “Ley de Arte Público del Estado Libre Asociado de Puerto Rico” y designo 25 millones para la creación alrededor de todo el país de 100 obras de arte público. Aunque la realidad fue que se trató de una ley que en la mayoría de los casos fue una ley muerta, ya que muchas agencias gubernamentales no cumplieron con dicha ley hasta que el 11 de agosto del 2010 el Senador Rivera Schatz presento el proyecto P. del S. 1704 con la cual se derogo la Ley Núm. 107-2001 conocida como “Ley de Arte Público del Estado Libre Asociado de Puerto Rico” en una sesión donde no hubo vistas públicas y a media noche.

Actualmente muchas de las obras que se realizaron a través del proyecto del Municipio de San Juan y del gobierno estatal se han transformado de un arte público hacia estorbos públicos por falta de mantenimiento, los efectos del tiempo, la contaminación, el robo y vandalismo.

Escultura de Carlos Guzmán, Cardumen Onírico, removida en Condado

Haremos un pequeño recuento de algunas obras que se han perdido o deteriorado a través de los años: en el Jardín Escultórico del Jardín Botánico de la Universidad de Puerto Rico muchas de las obras están deterioradas por falta de mantenimiento, La Mujer Reclinada de Fernando Botero en la Plaza Minillas esta  oxidada, los cangrejos en Santurce de Adelino González han perdido sus cuerpos y patas de bronce y en La Parguera removieron las esculturas de Rafael Ferrer que son parte del Museo Rodante. Además las obras del Proyecto Recycle, de la firma de diseño Lot-Ek  fueron abandonadas  y sufrieron los embates del vandalismo. También la obra del diseñador industrial Reynold Rodríguez "Silla de Salvavidas" en la playa de Vega Baja y la pieza “Los Salvavidas” de Aaron Salabarrías que fueron colocadas muy cerca del mar sufrieron los embates del oleaje debido a las marejadas y fueron arrancadas de sus lugares.

Detalle  de la escultura de Carlos Guzmán, Cardumen Onírico, removida en Condado

La escultura de Erick Tabales en Ocean Park al igual que la escultura de Carlos Guzmán, Cardumen Onírico en la Avenida Ashford han estado recibiendo los embates del salitre y falta de mantenimiento de las agencias pertinentes sufriendo ambas daños irreparables a sus estructuras, esta ultima siendo removida recientemente por el Municipio de San Juan.

Debemos replantearnos si toda esta inversión millonaria fue una irresponsable al no proveer los mecanismos necesarios para perpetuar la conservación y permanencia de estas obras. Entiendo que al ser un proyecto innovador se cometieron muchos errores en la manufactura de las obras, los materiales adecuados respecto al lugar donde iban a ser ubicadas y otras fallas técnicas con el resultado que estamos viendo después de 15 o 20 años de haberse iniciado estos programas de arte público.

Detalle  de la escultura de Carlos Guzmán, Cardumen Onírico, removida en Condado

El problema fue la propia ley porque no faculto una oficina o fideicomiso para el mantenimiento y conservación de las mismas. Se sembraron sobre 125 esculturas alrededor de todo el país con una inversión de sobre 30 millones y no fueron capaces de crear los mecanismos para proteger esa inversión lo cual al parecer es una costumbre de nuestro sistema de gobierno que continuamente vemos proyectado en edificaciones deportivas y otras estructuras gubernamentales.

Finalmente ante esta experiencia no dudo que muchas de estas obras por la situación económica del país no se salvaran de su deterioro por la falta de mantenimiento y terminaran muchas abandonadas a su suerte.

Puede interesarle:  Fracaso, despilfarro y muerte del Proyecto de Arte Público en Puerto Rico


No hay comentarios.:

Publicar un comentario