miércoles, 23 de noviembre de 2016

Dejadez y olvido por los organismos culturales de la Semana del Artista Plástico en Puerto Rico


Por Edwin Velázquez Collazo

La celebración de la “Semana del Artista Plástico en Puerto Rico” desde su aprobación el 30 de Julio de 1999 mediante la ley  # 187,mejor conocida como  “La Semana del Pintor Puertorriqueño y de losArtistas de las Artes Plásticas en Puerto Rico”,  ha sido una ley muerta como tantas otras que hay en el país. Una ley que honra como un merecido reconocimiento al aporte de los artistas plásticos a la cultura puertorriqueña y que estuvo olvidada por más de 15 años hasta que la Asociación de Artistas Plásticos de Puerto Rico la rescato en el 2015.

Esta ley en su  artículo 3 ordena al Secretario de Educación, al Presidente de la Universidad de Puerto Rico, al Director del Instituto de Cultura Puertorriqueña, al Director de la Compañía de Turismo, junto a otras agencias e instrumentalidades públicas, a coordinar con asociaciones, grupos, personas e instituciones privadas las actividades propias que sirvan para divulgar, reconocer, exaltar y honrar personas destacadas en la pintura y artes plásticas en dicha semana. Algo que lamentablemente nunca ha ocurrido en nuestro país y panorama del arte.

Proclama Oficial 2016 que será entregada por el Gobierno de Puerto Rico 
a la Asociación de Artistas Plásticos de Puerto Rico durante la apertura de su 
Primer Salón Bienal en homenaje al maestro ponceño Wichie Torres 
el próximo jueves 1 de diciembre  de 2016 a las 7:00  en el Museo de Historia de Ponce. 

La realidad es que instituciones como el Instituto de Cultura Puertorriqueña y  su Programa de Artes Plásticas, el Museo de Arte de Puerto Rico y su Programa de Asistencia al Artista (PROA), Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico, Museo de Arte de Ponce, Museo de San Juan, Museo de las Américas, Departamentos de Bellas Artes de nuestras universidades y escuelas de arte entre otras instituciones culturales  privadas o públicos del país que le deben su existencia al artista plástico y su producto creativo han venido fallando en la tarea de homenajear a los artistas durante su semana o simplemente felicitarlos públicamente durante los pasados años.

Muchas instituciones y fundaciones como las arriba mencionadas solicitan la ayuda de nuestros artistas plásticos en la donación de obras para sus subastas y eventos de recaudación de fondos, así como su presencia muchas veces  para que ofrezcan charlas, conversatorios, talleres y conferencias gratis, pero, la hipocresía cultural  o desconocimiento quizás de la ley sale a flote cuando ni le rinden un homenaje o reconocen la labor  de los mismos en su semana.  

Logo oficial de la Semana del Artista Plástico en Puerto Rico
Diseñado por la artista Marie Court 

Puedo comprender que otros profesionales (abogados, arquitectos, médicos, deportistas, enfermeras, policías etc.) de la sociedad sean homenajeados en su día o semana por los organismos pertinentes o relacionados con su profesión, pero, que los organismos relacionados con la educación, promoción, exhibición  y difusión de las artes plásticas en mi país  no puedan valorar el trabajo de nuestros artistas en un merecido reconocimiento al aporte de los mismos a nuestra cultura en su semana es inaceptable para mí como artista plástico y gestor cultural.

Nuestros artistas plásticos son profesionales de la cultura, al igual que otros profesionales  de la sociedad, han sido reconocidos mundialmente por su participación en ferias, exposiciones, concursos y bienales de arte ganando incluso imponentes premios, que los consolidan y posicionan como embajadores culturales de nuestro país en el extranjero.

Por lo  tanto exhorto a nuestros organismos culturales que se unan a la celebración de la Semana del Artista Plástico en Puerto Rico que será celebrada del 11 al 17 de diciembre de 2017 y los invito a reconocer públicamente la aportación de ellos al desarrollo cultural de la sociedad puertorriqueña cada año. 

De lo contrario seguirán cometiendo una gran injusticia contra los mismos y un enorme acto de hipocresía cultural. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario