miércoles, 19 de octubre de 2016

“Transitorios", mi nueva propuesta artística en la Galería Trinitaria de Ponce

Tensión, 24” x 36”, acrílico/tela

Por Karen Santiago, artista

El arte debe relacionarse con la sociedad y con el contexto en el cual se realiza. Una propuesta artística interactúa con la sociedad en la medida en que el artista observa, vive,
reacciona y decodifica con un lenguaje propio las preocupaciones individuales y colectivas.
Siempre me ha interesado explorar la capacidad de denuncia y cambio a través de mi pintura.

El título de esta serie es “Transitorios”. Esta palabra tiene un significado doble. Por un lado, transitorios es el título que se le da a los empleados que trabajan por contrato sin permanencia ni beneficios, pero también la palabra transitorio sugiere temporalidad y movimiento.

En esta serie utilizo el personaje del perro callejero, que sufre la inestabilidad de no tener un hogar ni comida seguros, como alegoría de los puertorriqueños que se esfuerzan por trabajar y salir adelante en un sistema político y social en el cual están desprotegidos.

A través del lenguaje corporal y el comportamiento de estos animales, represento las acciones y las actitudes de la gente ante las adversidades que se viven. Estos perros callejeros simbolizan la incertidumbre y la falta de dirección personal y como país. No pretendo establecer las causas de la crisis pero sí señalar los efectos psico-sociales de ella. El cromatismo de la obra responde a los estados anímicos de los personajes que represento.

 Clan, 38” x 36”, acrílico/tela

La psiquis de los perros y su actitud ante sus circunstancias han cambiado a través del
desarrollo de la propuesta. Al principio el perro demostraba una actitud sumisa, víctima de sus problemas. Se encontraba solo y se veía enfermo. El tema principal de la obra era específicamente la falta de oportunidades laborales y los efectos que esto trae en el auto-concepto de un individuo. El personaje estaba rodeado de unos elementos iconográficos que hacían alusión al trabajo en fábricas (engranajes de las máquinas; y números y códigos propios del ambiente controlado de las farmacéuticas). También surgió el tema de la emigración, que lo representé con aviones en pequeñas escalas que perseguían o chocaban contra los perros. La paleta de colores se limitaba a grises.

Luego, tomé la decisión de eliminar los elementos relacionados con las fábricas. Esto me
permitió ampliar mis posibilidades en torno a la narrativa y los temas. Como sentía la necesidad de ubicar el perro dentro de un espacio reconocible, realicé una obra titulada “Mapa y ciudad”, donde el animal está en primer plano y en el fondo aparecen unos edificios.

Del perro sale una sombra que parece una proyección cartográfica. Más adelante, la actitud de los perros cambió. Comenzaron a empoderarse y de ser dóciles pasaron a ser agresivos. Ya el perro no estaba solo, ahora interactuaba con sus pares, como aliados o como enemigos. Se relacionan unos con otros en confrontación o para agruparse hacia un fin común. Las composiciones son más dinámicas y siempre están en movimiento. La
paleta está mucho más matizada y utilizo estratégicamente los colores en ciertas áreas para
acentuar el clima de tensión en algunas de las obras.

Ladran y Nadie Escucha, 24” x 36”, acrílico/tela

Utilizo el medio de pintura acrílica, a veces combinada con carboncillo. La gestualidad en que
trabajo el carbón y los colores que utilizo me permiten acentuar la narrativa de confrontación o
sumisión dentro de mis obras porque me sirve para resaltar las emociones que viven los
personajes a través de su lenguaje corporal. El pelaje del lomo y la cola erizados muestran
agresividad y las orejas hacia atrás y labios retraídos demuestran una actitud defensiva. La
cabeza baja revela miedo. Las tonalidades de rojos me ayudan a destacar las expresiones
faciales de los perros en las obras en que se muestran violentos. Con los grises, busco
enfatizar la sensación de desesperanza en las obras en las que el animal se muestra sumiso.

La propuesta consiste de pinturas de diferentes formatos. Mayormente utilizo formatos medianos o grandes. El pintar en espacios amplios, por ser un trabajo más físico, me permite mayor libertad para crear atmosferas a través de trazos más sueltos, expresionistas e intuitivos. La intención de mi propuesta es confrontar al espectador con una realidad que desagrada pero que está presente y es imposible ignorar. Pretendo a través de este proyecto artístico avivar conciencias dormidas y promover el diálogo.

La exposición “Transitorios” de Karen Santiago Torres, se presenta del 20 de octubre al  3 de noviembre de 2016 en la Galería Trinitaria está localizada en la Avenida Fagot 2980 de Ponce. Información: http://www.galeriatrinitaria.com/


SOBRE LA AUTORA / Karen Santiago nació en la ciudad de Ponce en el año 1983. Comenzó estudios en dibujo y pintura a la edad de trece años en la Escuela de Bellas Artes de Ponce. Posee un Bachillerato en Arte con concentración en pintura de la Pontificia Universidad Católica de Ponce, donde actualmente cursa estudios conducentes a la Maestría en Arte con especialidad en Pintura y Dibujo. Ha participado con el colectivo “Contando Cuentos” y ha escrito en el blog de arte “El Semillero”. Explora la capacidad de denuncia y cambio a través de sus pinturas, con una propuesta artística inspirada en las condiciones sociales y económicas del país y los efectos psicosociales en la población. Exposiciones Colectivas: Disloque: Área Lugar de Proyectos, Caguas, 23 de abril del 2016; Aurarte: Galería de Arte del Teatro Vicente Murga, Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, febrero del 2016; Encuentros: Galería Epifanio Irizarry, Escuela de Bellas Artes, Ponce, septiembre del 2015; Anécdotas Inéditas (Colectivo Contando Cuentos): Museo de Arte e Historia María Franceschini de Catalá, septiembre del 2015; Tercera Bienal Municipal de Arte: Biblioteca Mariana Suárez de Longo, Ponce, febrero de 2015; Internalizando: Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, Ponce, diciembre de 2013; Re-Cursos: Fundación Enlaces Urbanos, Ponce, diciembre de 2013; Musas Opuestas 2: Centro Carmen Solá de Pereira, Instituto de Cultura Puertorriqueña, Ponce, Puerto Rico, 2008; Musas Opuestas: Galería Diego Alcalá, PUCPR, Ponce, Puerto Rico, 2005.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario