Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 10 de octubre de 2016

Los caminos duales de Jorge L. Morales y Jesús Alemán en la Universidad Interamericana de Bayamón

Jesús Alemán, Caribe, Óleo 40”x 60”,  2016

Por Mildred J. Collazo-Rodríguez, MFA
Curadora Galería Visión en Contraste
Escuela de Optometría UIPR

La figura femenina se ha representado de múltiples maneras, resaltando uno que otro aspecto, dentro de unos valores de la época. Se busca reflejar un determinado ideal de belleza femenina, valoración de la mujer, su papel en la sociedad,  su condición social, o su representación iconográfica o estereotipada.

Entre las representaciones femeninas más antiguas, se encuentran las venus prehistóricas de senos marcados y vientres redondeados, directamente relacionadas con la perpetuación de la especie.
El prototipo de belleza y perfección es una imagen generadora de vida.
La presencia de las imágenes en la sociedad actual inunda la vida cotidiana. Los mensajes que se transmiten son diversos y, en muchos casos, engañosos y manipuladores. Se puede hablar de una sociedad cada vez más virtual que ha perdido, en gran parte, el poder del objet.
(Prats, 2011)

La mujer es representada de muchas maneras, dibujada con una multiplicidad de funciones: matriarcal, casta y ocupada de un hogar. Por otro, valores culturales con unos estereotipos: la madre y esposa perfecta, la femme fatale que seduce y provoca la perdición de los hombres. En algunas culturas como los celtas la mujer era conocida como guerrera, amante, esposa de igual a igual, con derechos, decidida con su propia toma de decisiones.

El desnudo femenino, dentro de las representaciones, se encuentra de carácter erótico -Venus de Botticelli -, para luego perder el carácter mitológico a uno asociado al erotismo como se aprecia en la maja desnuda de Goya. Los pintores la han convertido en una obra del desnudo para mirar, en mujer paisaje. Por medio de estas representaciones, se accede al significado ideológico que la sociedad les atribuye y que varía de cultura en cultura, incluso en el pensamiento religioso.

Jesús Alemán, Danú, Acrílico,  54”x 40”,  2016

Si, realizamos una mirada crítica de la iconografía femenina a través del arte se puede discernir algunos criterios que regían en la construcción de una imagen corporal, reflexionando sobre cómo la mayoría de las interpretaciones artísticas convertían a las mujeres en objeto de admiración y las reducían a una imagen del cuerpo escondiendo la identidad propia del cuerpo femenino.

Esta tendencia de esconder la identidad personal de la mujer ha variado relativamente poco en la historia moderna. Un cambio más destacado se observa en la edad contemporánea donde la biología femenina deja de considerarse inferior abriéndose al camino de la diferencia. El tratamiento del cuerpo femenino en el arte es un tema recurrente, donde elabora un discurso constructor de un ideal de la mujer  según lo que el varón ve, desea o teme en la mujer. O de los parámetros de aquello a lo que podía o debería aspirar una mujer.

El desnudo femenino es explorado nuevamente en pleno siglo 21 en muchos aspectos. Lamentablemente permea esta ideología de representarla a nivel de ícono, mitología y erotismo, sobre todo en el mundo de la publicidad. Por otra parte prosigue un continuo debate con posturas diferentes hacia la mujer y hacia el desnudo como elemento creativo, pero visto desde todas las maneras posibles, tratando de romper la ideología de la mujer como elemento publicitario erótico para atraer al varón hacia la adquisición de X producto.

En las propuestas pictóricas de estos dos artistas plásticos criollos la mujer se plantea de una manera diferente. La representan como un centro para admirar, pero también como persona a respetar, valorizar como un todo independiente de los rumbos tomados, tratada de igual a igual. Les atribuyen toda una fuerza intelectual, generadora de vida, dueña de sus caminos con derecho a escoger su devenir.

Jorge L. Morales, Meandros para llegar al confín del alma, Óleo, 40”x 30”, 2016 

No es un objeto erótico más bien fusionan a la mujer con la naturaleza como una Pachamama como generadora de vida, de luz, de fuerza, ó la mujer en el entorno psicológico desde su nacimiento hasta la adultez dentro de un mundo paralelo entre sus sentidos y su entorno. Al observar cada pieza de estos dos artistas enfrento un mismo tema de dos visiones entre lo surrealista (psicológico) a través de un péndulo de vida y un expresionismo geométrico de un ADN femenino. Obras llenas de sustancias, simbolismos, cultura y una creación para admirar.

El artista Jesús Alemán, a través de un expresionismo refulgente, presenta unas vivencias en su obra intelectual y biográfica acaecida en cada uno de los recodos de su vida. Alemán siempre ha visto a la mujer como un ser maravilloso que la vida le ha obsequiado al hombre como madre, como abuela, compañera o como hija.

Él ha podido hilvanar en sus adentros ese hilo conductor entre el proceso creativo y los constantes cambios de los momentos amargos o maravillosos que las mujeres le han provisto. Con un dominio del color presenta a la mujer como una fuente de inspiración, ya sea en el retrato, en el desnudo, como heroína dotada con la gracia de procrear, en la obra del artista ha estado y está presente en el devenir y en el quehacer del artista.

A nivel pictórico Alemán con sus trazos a manera de formas geométrica reconstruye y des-construye una fusión no idealista de las facetas de la mujer o su femineidad. La manera de lavar el color en su opacidad hasta una brillantez de luz propia del color, es un tejido de elementos religiosos chamanistas o simples figuras con un dramatismo intenso mediante la opacidad o brillantez en la obra. Un artista que domina la mezcla del color creando su propia paleta, la misma revela la mezcla en la búsqueda de un negro con matices variantes en azules, rojos y grises. Es una particularidad que caracteriza la obra de Jesús Alemán que el espectador es bombardeado con tonalidades frías y calientes, y de esta manera el ojo recorre la obra pausada y tranquila. Cada obra es particular, aun cuando domina su constante y su planteamiento. Un mérito de su obra es la utilización de formas geométricas, texturas y las líneas para crear una perspectiva de profundidad, ensalzando la graciosa feminidad del cuerpo femenino.

Jorge L. Morales, Alegoría cerca de dios, Encáustica, 56”x 72”, 2015

En el caso del artista Jorge Morales su obra muy particular al estilo surrealista plantea a la mujer a manera reverenciar y sutil.

Como bien expresa de la siguiente manera:

Es como un diario o una epístola reflexiva del pensamiento íntimo e intrínseco de la mujer niña y la mujer traslúcida bajo el custodio de Dios. Es la representación de la mujer, que como algunos seres humanos, la vida se le va en juego en la antesala de la conciencia. Y es precisamente en ese silencio de Dios donde se puede recuperar el alma. La mujer es un hermoso contraste de debilidad y amor. El amor y la confianza en Dios le proveen la fuerza y aún en las mayores injusticias es una estrella que no se apaga. La fuerza y la fe en Dios le abraza sus secretos, le perfuma y ablanda sus angustias, le alegra y le conforta el alma, pero más que nada en su caminar le enseña a mirar el camino y no ver el abismo.

Es conocedor del óleo y de la cera, medios que utiliza para expresar su propuesta pictórica. Dominando la técnica crea obras de enriquecimiento visual donde la mujer es la protagonista esencial y realzándola en todas sus facetas desde la niñez hasta la adultez. Muestra sus sinsabores, los estigmas en su contra, o la ruda realidad del hoy presente que permea su entorno y al que debe enfrentarse día a día. Las tonalidades a través de las pinceladas acariciantes y difuminadas, imperceptibles al ojo.

Jorge Morales y Jesús Alemán presentan visiones diferentes pero a su vez un sentir de ensalzar la esencia mística y generadora, y de etapas. Enfrenta al espectador a replantear el concepto femenino o de femineidad. Una justicia a la mujer entorno a las vivencias y luchas.


La exposición  “Mujer, inspiración por caminos duales” de los artistas Jorge L. Morales  Torres y Jesús Alemán Martínez  se presenta en la Galería Visión en Contraste localizada en la Escuela de Optometría de la Universidad Interamericana de Puerto Rico , Recinto de Bayamón,  500 Carr. Dr. John Will Harris en Bayamón,

2 comentarios:

  1. Excelente exposición. Arte de muy buena calidad.

    ResponderEliminar
  2. Realmente ha sido una excelente muestra de arte y su propuesta. En comparación con ciertas exposiciones colectivas recientes en las cuales he visitado con temas sobre expuesto, en su mayoría obras de principiantes, poco dominio del medio y la técnica.

    ResponderEliminar