domingo, 12 de julio de 2015

La pintura neo-naif y kitschesiana de la artista puertorriqueña Raquel Pérez Lagomarsini

Caída camino a la crucifixión”,  Acrílico sobre canvas, 60”×40”, 2014


Por Edwin Velázquez Collazo

El arte Naif es aquel que desarrolla un artista aficionado o autodidacta sin formación académica artística  quien trata de ofrecer una visión del mundo sincera y exenta de artificios de estar contaminada por estilos. En el caso de la artista puertorriqueña Raquel Pérez Lagomarsini (1971, Nueva York) decide retomar el arte Naif como su propio estilo expresivo dentro de una corriente contemporánea  que podemos llamar Neo-Naif, estilo que se utiliza  para definir a aquellos artistas  que teniendo estudios académicos deciden retomar el mismo  dentro de una corriente del arte contemporáneo, además de Raquel Pérez Lagomarsini  dentro este movimiento   podemos nombrar a Nick Quijano, Stanley Coll y  José Ruiz. Además debo mencionar como el máximo exponente del  arte naif puertorriqueño  al maestro Manuel Hernández  Acevedo quien sin lugar a duda es la expresión más  pura de esta corriente  de arte ingenuo en el país.

“Jugando al Esconder”, acrílico en  canvas,  40” x 60”, 2014

En el conjunto de pinturas que he podido disfrutar de esta artista a través de los años  en exposiciones dentro de nuestro panorama local del arte nos has presentado su mundo lleno de animales, escenas religiosas y de crítica social en una especie de autobiografía vivencial  y emocional.  Su  excelente colorido kitschesiano , estridente y cargado de puntillismo nos azota los sentidos  hasta casi perturbarlos.  Su mundo mágico  está lleno de sutileza, de escenas cotidianas, una pintura Naif a veces infantil  que raya en el  kitsch que aparenta torpeza y desbordamiento  con el color , pero no nos engañemos por esa sencillez  porque detrás de ella hay una dualidad de interpretaciones  que llevan al espectador a encontrase consigo mismo .

El viajero y el burrito sabanero”, acrílico sobre canvas 49”×61”, 2004

La crítica de arte  dominicana Marianne de Tolentino  con relación  a su obra en la exposición colectiva   “Las dos tiernas Orillas”, “Pintura ingenua a ambos lados del Atlántico” que se presento en el Centro Cultural de España de Santo Domingo en el 2007 nos comenta: “hay un sólo cuadro, de vastas dimensiones, que sugiere más una afiliación al arte bruto, que al ingenuo. Hasta su título es enigmático, “Todo lo vio, todo lo calló”… y luego “perro”. La pintora Raquel Lagomarsini ha compuesto una bestia extrañísima, de orejas desplegadas, parecidas a las flores que la rodean, pero más extrañas son la técnica de un especial neopuntillismo, de texturas emergentes, como si ese personaje zoomorfo estuviera construido con células gigantes…Al fin y al cabo, ese animal bizarro y enternecedor ejerce una verdadera fascinación sobre el espectador!”

“Todo lo vio, todo lo callo”, acrílico sobre masonite ,  50´ x 60”, 2001

Con toda la esencia del postmodernismo Raquel Pérez Lagomarsini usa el naif, el puntillismo  y el arte bruto para construir su propio universo kitsch para ofrecernos una historia, la nuestra. Sobre su obra la artista nos comenta: “Desde mi infancia en el Bronx NY, me sentí atraída por el concepto de la dualidad de las cosas "la otra cara de la moneda." Contradicciones de las cosas, las falsas apariencias y dentro de un laberinto de imágenes y conceptos tuve éxito en el establecimiento de una lucha por la identidad. Trato de hacer comentarios en la  pintura sobre el medio ambiente y diversas manifestaciones sociales, como el consumismo excesivo, el racismo o la relación entre Puerto Rico y Estados Unidos.”

La artista durante los pasados años no solo ha ganado un sinnúmero de premios y ha presentado su obra en Puerto Rico, sino que la misma ha viajado a Estados Unidos, Grecia, República Dominicana e Italia, Para más información visite su página: Raquel Perez Lagomarsini (RPLagomarsini)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario