domingo, 19 de abril de 2015

Donde están las pinturas de José Campeche robadas en el 2010?



PRART NEWS – Este año se cumplirán 5 años con relación a uno de los robos  más importantes ocurridos al patrimonio cultural de Puerto Rico,  tres obras  de arte que tienen un valor incalculable para el pueblo puertorriqueño  y  que fueron robadas de la Galería Nacional del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP), antiguo Convento de los Dominicos, ubicada en la calle Norzagaray, en el Viejo San Juan entre el sábado 18 y el  lunes 20 de diciembre de 2010. Nos referimos a las tres obras robadas de nuestro primer pintor puertorriqueño  José Campeche Jordán (1751-1809).

Las tres piezas robadas fueron:

Virgen del Carmen, pieza del Taller Campeche, realizada por un discípulo del pintor José Campeche para el 1829. Se trata de un óleo sobre madera con inscripción y marco que mide unas 12 pulgadas por nueve pulgadas. La obra tiene un valor de tasación para seguro de $30,000.

La Virgen de Belén, conocida por Virgen de la Leche, porque es una representación de la virgen lactando al Niño Jesús. Fue pintada por Campeche en 1806. Es un óleo sobre madera de 12 1/2 pulgadas por 9 1/2 pulgadas. Con un valor para seguro de $80,000.

Virgen del Carmen. Oleo sobre madera pintada por Campeche entre los años 1785 y 1809. Tiene un tamaño de 7 3/4 pulgadas con 3 3/4 pulgadas. Con un valor para seguro de $80,000.

Según las investigaciones preliminares  la manera en que fueron robadas y sacadas de la Galería Nacional en el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) hace pensar en la teoría que fue un robo interno o de alguien que sabia los procedimientos  de la agencia para remover obras de sus salas. Ya que durante la investigación  no encontraron puertas o ventanas rotas o violentadas y forzadas.  Además  en el lugar de las obras los delincuentes dejaron  colgados o pegados un papel con las indicaciones: "Esta pieza se encuentra prestada en otra exhibición” muy similares a los usados  por la institución para las ocasiones que prestan obras a otros museos.  

Lo que indica según los investigadores que posiblemente fue un robo interno o de alguien que conoce de arte y que estaba familiarizado con los procedimientos de la Galería Nacional ya que sabía  lo que tenía que hacer para disimular el robo. Para la fecha del robo la Galería Nacional del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) no contaba con cámaras de seguridad, pero tenía  un sistema de alarma que fue activado el sábado justo antes de cerrar el lugar y los cuatro accesos que tenia la institución estaban custodiados con un guardia de seguridad apostado en cada uno de ellos durante el fin de semana del robo. Lo que lleva con fuerza a la teoría que el mismo fue un robo interno.

Lamentablemente  al día de hoy no se tienen sospechosos por este robo y no pudimos evitar la pérdida de estas grandes obras pertenecientes a nuestro patrimonio cultural.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario