domingo, 14 de diciembre de 2014

Un fracaso para los artistas plásticos La Campechada?

Por Edwin Velázquez Collazo

Cuando se origino la Campechada en el 2011 se percibió desde entonces como el único evento o festival  en Puerto Rico que giraba principalmente alrededor de las artes plásticas puertorriqueñas. 

Desde sus inicios se concibió como una celebración a los 200 años de la muerte de José Campeche y Jordán, nuestro primer pintor nacional y a los 500 años de la gobernación de Puerto Rico percibiendo desde entonces que la temática principal del mismo iba a girar alrededor de las artes plásticas ya que no contábamos con una Feria o Festival Nacional de Artes Plásticas o un evento donde el protagonista fueran las artes plásticas. En nuestro país siempre han existido o celebran cientos de eventos culturales multitudinarios, festivales, ferias, conciertos, de música, literatura o teatro, artesanía durante todo el año donde otros profesionales de la cultura escritores, artesanos, actores y músicos han podido exponer o presentar el fruto de su labor artística.

En cambio los artistas plásticos no contábamos con una feria o evento multitudinario dedicado a nuestra profesión siendo entonces la Campechada para nosotros nuestra gran Feria Nacional de la Artes Plásticas Puertorriqueñas. Desde entonces se le rinde un homenaje a un maestro vivo o fallecido de las artes plásticas puertorriqueñas como ha ocurrido en años posteriores. La primera edición de la Campechada se dedicó por supuesto a José Campeche (1751-1809, la segunda a Francisco Oller (1833-1917), la tercera a Rafael Tufiño (1922-2008) y la última edición a Mirna Báez (1931-). Cada año hemos visto como aumentan la presentación de comparsas, coros, ferias de libros, ferias de artesanías, banda de marcha, batuteras, obras de teatro, danza, gastronomía  y eventos musicales alrededor de todas las plazas de  San Juan. Ya la Campechada se ha convertido en un evento tan multicultural que nuestros artistas plásticos están sufriendo las consecuencias del mismo como hemos visto este año donde se enalteció tanto la figura de Mirna Báez.

Todo fue una celebración a Mirna Báez, pero, entonces que paso me pregunto,  por que hubo poca participación de nuestros artistas plásticos  en el ofrecimiento de sus obras al público. Por que lo que debió convertir al Cuartel de Ballaja en una especie de Feria Nacional de Artes Plásticas  lucia vacio y casi desolado  con no mas de 20 artistas plásticos ofreciendo sus productos artísticos a un publico que casi brillo por su ausencia. Un evento nacido de las artes plásticas donde el homenajeado es un artista plástico lo que debió ser nuestra Feria Nacional de Artes Plásticas se  esta transformando y el publico amante del arte  no llego a donde estaban nuestros artistas plásticos.

En un sondeo que realice entre los artistas plásticos se lamentaban de la poca asistencia del público al Cuartel de Ballaja  durante los días de la Campechada ante tantos eventos culturales que se ofrecieron alrededor de toda la isleta de San Juan. Que el público nunca llego como esperaban  y el que llego solo lo hizo para ver el evento de circense que allí se presentaba y lo que debió ser una fiesta o especie de Feria Nacional de Artes Plásticas se convirtió para ellos una perdida de tiempo e inversión. Los pasillos de Ballaja lucian casi vacios y con poca presencia de artistas plásticos ofreciendo su producto.

Debemos analizar el evento como uno para la promoción y difusión de las artes plásticas y no como una fiesta multicultural donde entonces las expresiones de nuestros artistas  no sean relegadas a un segundo plano. Donde el evento pueda convertirse en La Campechada: Feria Nacional de las Artes Plásticas  una especie de art market  donde nuestros artistas puedan ofrecer  su producto artístico.  Entonces debemos comenzar a re evaluar LA CAMPECHADA..


9 comentarios:

  1. ¿Donde estuvo la campaña publicitaria masiva? Turismo endosa este evento? Donde hubo una inversión en cautivar a todos los artistas plasticos de la Isla? El evento en sí está bien pensando. Solo que se olvidan en promocionarlo de manera relevante? Las comparsas y el resto de lo que consideramos multidunirario se debe de utilizar para este fin. Esto debe de servir de apoyo al evento. Si se hace un esfuerzo genérico y no se lleva a otra dimensión, no se logra nada. No se desanimen. Next year reciban una propuesta de una marca y que puedan difundir la voz de manera masiva. Exito!

    ResponderEliminar
  2. Personalmente creo que La Campechada debería en convertirse en una Feria Nacional de Artes Plásticas con sede en el Cuartel de Ballaja donde el Instituto de Cultura Puertorriqueña convoque a un registro de artistas plásticos para facilitar su participación. Que se mantenga el homenaje a un maestro de las artes plásticas y que el mismo venga acompañado de una exposición con una serie de eventos asociados a la misma como talleres y conferencias. Centrando todas las actividades en Ballaja y sus alrededores. Para provocar un fluido de gente hacia el mismo donde estarían los artistas plásticos vendiendo sus productos artísticos. Además deberían de integrar solamente una Feria de Libros Independientes y Alternativos ya que muchos son publicaciones realizadas por artistas. En vez de permitir casas editoriales que ya tienen otras ferias de libros o festivales localmente para vender y promocionar sus productos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo que deberían concentrarse las actividades en Ballaja y sus alrededores ya que esto va a hacer que la gente llegue hasta el espacio y puedan ver la oferta de los artistas plásticos.

      Eliminar
  3. Debemos preguntarnos qué sucede con las personas que al parecer valoran una pieza de arte si la vende una galería y no tanto si la vende un artista por su cuenta. Cómo podemos mejorar la asistencia a los Museos de Arte que existen en los pueblos de la Isla y promover el arte "HECHO EN PUERTO RICO"

    ResponderEliminar
  4. Me pregunto cuál es la razón de que hubiera una pobre paticipación de los artistas plásticos. Siendo la 4ta edición de la Campechada, ¿no sería algo que los artistas esperan y para lo cual se preparan? Por otro lado, en nuestro País no se incentiva la compra de obras de arte. En otros países hay descuentos en impuestos a quienes invierten en el arte nacional. Creo que el que haya una oferta de variedad en precios para quienes desean comprar pero no pueden adquirir piezas de arte costosas puede ayudar. Y claro el que se apoye la educación en bellas artes en las escuelas. Un pueblo instruido es lo ideal. Lamentablemente, el DE prácticamente ha eliminado las mismas de los currículos. Esto es complicado.

    ResponderEliminar
  5. Yo si vida mucha publicidad y cobertura pero en ningún momento c mencionó ni destacó a ningún artista plástico. Ni la oferta d éstos. Mas bien c proyectó como una bebelata mas. Triste.

    ResponderEliminar
  6. Concuerdo contigo en dar más cabida a los artistas plásticos en La Campechada —según mi proyecto original para este año—, pero lo cierto es que la participación en La Campechada es voluntaria y los artistas están sujetos a pasar por la selección de un jurado. Si los plásticos no trajeron propuestas o sólo querían un espacio para exhibir o vender su obra, independientemente del homenaje a Myrna Båaez, esa no era la onda desde la cual se pensó este evento que ya ha cumplido 4 años. Creo que todo artista, independientemente de su medio de preferencia, debe poder celebrar desde su medio de preferencia la obra del artista homenajeado: sea danza, sea música, sea performance. No me parece que, con la riqueza cultural que nos rodea, debamos circunscribir La Campechada a una sola manera de celebrar a Myrna. Se buscó aquello que celebrara la obra de Myrna Báez, apropiándosela y citándola, como ocurrió antes con Campeche, Oller y el Tefo. La Campechada nunca ha pretendido ser una feria exclusiva para las artes plásticas, sino una actividad que deliberadamente busca intervenciones poliartísticas en celebración de la obra de un artista. Eso ha estado claro siempre. Sí sería interesante curar una exhibición de obras que mostraran la incidencia de ese o de esa artista en generaciones posteriores, pero la idea de que se privilegie una súper venta de arte en Ballajá no tiene nada que ver con lo que La Campechada busca abiertamente. Sabemos que es difícil vender arte en la calle, y La Campechada no está diseñada para crear espacios de venta ni para el artista homenajeado ni para otros. Por eso el ICP busca dinero para apoyar que los artistas participantes creen objetos o intervenciones públicas alusivas al artista homenajeado sin que el público tenga que pagar por ello. Una cosa es desear que el estado cree un espacio para la venta de arte (entonces habrá debate sobre quién escogerá al que podrá vender y lo que se podrá vender...) y otra cosa es promover un evento en que la gente venga a celebrar la manera en que un artista puede inspirar a otros artistas a crear objetos y eventos culturales en diversos medios y disciplinas culturales. La Campechada es un evento gratuito y fundamentalmente educativo. Creo que lo que buscas, Edwin, nada tiene que ver con La Campechada. Creo que estás siendo injusto y demasiado restrictivo al valorar lo que otros creadores pueden aportar a divulgación, el aprecio, el disfrute y el estudio la obra plástica de gente como Myrna. La Campechada no es un "circo" en el sentido de loquera o revolú. Los artistas que trabajan en circos hoy día lo hacen con conciencia y gran talento, y están haciendo aportaciones importantes a las artes escénicas. Cada artista que participó en la Campechada fue evaluado por un jurado formal. Esto no fue un ventetú. Ni una bebelata. Saludos, Lilliana Ramos Collado

    ResponderEliminar
  7. Liliana en ningún momento he dicho que la Campechada es un circo, ventetú o bebelata o espectáculo de circo, tampoco he criticado el homenaje a Mirna Báez lo cual es bien merecido, también tengo conocimiento que el evento es uno educativo y policultural. Pero siendo un evento que nace desde las artes plásticas y aprovechando esta disyuntiva se les debe dar más promoción y publicidad a los artistas que promueven sus obras en Ballaja por que el público llego allá lo hizo por el espectáculo Circense que allí se presento y no por los ofrecimientos artísticos que tenían los artistas plásticos por que quizás desconocían o estaban desinformados de la existencia de ellos allí. Así como se les dio mucha participación a los artistas de otras expresiones artísticas los cuales cobraron por ofrecer sus espectáculos artísticos en La Campechada. Los actores generaron sus ingresos por actuar, los músicos por interpretar, los bailarines por danzar o bailar, pero los artistas plásticos dependian de vender sus productos para generar ingresos. Por qué? entonces los artistas plásticos no tuvieron las mismas oportunidades en publicidad o promoción por ofrecer su espectáculo visual para generar un ingreso o acaso ellos no son profesionales de la cultura también.

    ResponderEliminar
  8. Yo asistí desde el viernes hasta el domingo, pues mi hija Gaby participó de una de las presentaciones. Pude ver casi todas las actividades, algunas de ellas muy hermosas. Lo mejor que tuvo la Campechana fue que había la gente suficiente para ver las obras presentadas cómodamente, sin gentíos inmensos e incómodos. Ni el Viejo San Juan, ni los espectadores necesitaban la competencia de tanta gente. Las obras estuvieron logradas en mayor o menor grado, pero en su carácter de conversación – y expansión – del imaginario de Myrna Báez fueron una experiencia deliciosa y hasta poderosa culturalmente. Su carácter de festival, a mi entender, fue lo más exitoso de la Campechana. Con todo y eso, en las noches y el domingo, las calles estuvieron abarrotadas. Yo misma me quedé atrapada en un masivo tapón el sábado en la noche en el parking de la Puntilla, una pesadilla que ni te cuento. El cuartel de Ballajá también estuvo llenísimo (de gente) el domingo todo el día. Que los artistas plásticos hayan vendido o no su obra, no creo sea un marcador del éxito de la actividad. Me parece que el impacto de la Campechana trasciende lo comercial. En cuanto a lo que expones sobre las ventas en sí, también habría que tomar en cuenta que la venta del arte generalmente se dirige hacia un sector que no es el mismo que disfruta de este tipo de evento (o sea, otros actores culturales, gente de clase media, etc.) y que dicha venta, cuando ocurre, sucede en unos contextos distintos. Gracias! Teresa

    ResponderEliminar