miércoles, 17 de diciembre de 2014

¿Debemos incorporar una Feria de Artes Plásticas? en La Campechada

Por Edwin Velázquez Collazo

A raíz del articulo Un fracaso para los artistas plásticos La Campechada? donde señalo la poca participación y actividad económica que tuvieron los artistas plásticos en la mas reciente edición de La Campechada  dedicada a la artista Mirna Báez,  bien merecido lo tenia como maestra del arte puertorriqueño,  se ha creado todo un malestar en algunos sectores de la cultura del país.  En el mismo no critico el evento sino trato de exponer una realidad que vivieron los artistas plásticos  que decidieron promover sus productos en el área del Cuartel de Ballaja los cuales no tuvieron las mismas oportunidades de promoción o publicidad que tuvieron otras expresiones artísticas que se llevaron a cabo en La Campechada.  La realidad es que el evento no es uno dedicado principalmente  las artes plásticas  sino una actividad poli cultural  de diferentes manifestaciones artísticas donde se le rinde homenaje a un maestro de la plástica puertorriqueña y quizás aquí estriba la confusión entre los artistas plásticos quienes  perciben el mismo como uno donde las artes plásticas es la protagonista cuando en realidad no lo es.

Como artista plástico y gestor cultural me pregunto si como parte del evento no se debe incluir entonces la celebración en el Cuartel de Ballaja de una especie de Feria de Artes Plásticas ante la disyuntiva que el evento nace desde las artes plásticas hacia las demás vertientes  de las artes. 

Por ejemplo para esta edición 2014  el evento contó con muchos espectáculos artísticos que incluían sobre 12 teatrales, sobre 10 musicales, 5 ferias de artesanía, 1 feria del libro, 1 mercado agrícola, 1 mercado de plantas medicinales  así como otro sinnúmero de eventos como comparsas, paradas, talleres, conferencias y exposiciones que ya estaban en la agenda programada de las galerías y museos. Los artistas plásticos para promover sus obras solo tenían 2 lugares el Mercado Plástico en el Cuartel de Ballaja o el Paseo de Campeche nombrado así a un tramo de la calle San Sebastián.  A los mismos no se le dio promoción  adecuada y en ambos los ingresos de los artistas casi fueron bajos o nulos. 

Aunque La Campechada es un evento gratuito y fundamentalmente educativo como tantos otros eventos culturales, mi apreciación se basa en una realidad cultural numérica de nuestro país donde existe una gran cantidad de festivales o ferias donde otros profesionales de la cultura constantemente generan ingresos por su participación, venta de productos o taquillas de entrada como festivales de  teatro, festivales de música, ferias de libros o ferias artesanales que a veces puede resultar desproporcionadas con relación  a las  actividades o eventos que tienen los artistas plásticos para promover sus productos.  En un momento dado los artistas plásticos contaron con la Feria de Arte CIRCA (ya descontinuada), la Feria de Arte y Diseño de la Galería Nacional  en el Convento de los Dominicos (también descontinuada) y otros intentos parecidos como El Pulguero de los Artistas  organizados en el Pabellón de la Paz en San Juan por Liza Ladner en el 2008 y 2009. Actualmente  el único evento parecido es la “Plaza de los Artistas”  que funciona como una especie de feria al aire libre en la Plaza Palmer de Caguas cada tercer sábado de mes para los artistas de la región central del país.

Como gestor cultural no quiero parecer restrictivo con otras vertientes artísticas pero la realidad es que otros profesionales de la cultura generan sueldos o ingresos por su participación en eventos como festivales, ferias o La Campechada. El actor por actuar, los músicos por interpretar, los bailarines por danzar o bailar y los escritores o las casas editoriales por vender libros,  pero nosotros los artistas plásticos dependemos de vender nuestros productos artísticos para generar ingresos. Al artista plástico nadie le paga por participar y en muchas de las ocasiones deberá pagar una renta por el espacio a utilizar, transportar su inventario de obras e invertir en habilitar el espacio para presentarlas. Como verán para al artista plásticos no es nada fácil poder subsistir de su labor creativa. Aunque a veces es normativa en otros países pagarles a los artistas plásticos por participar en exposiciones, subastas o eventos relacionados en nuestro país no lo es. 


Los artistas plásticos  además de ofrecerle un espectáculo visual al público a través de sus obras depende de su venta  para poder subsistir, generar ingresos como profesional de la cultura y seguir produciendo. Entonces nos preguntamos si debemos incorporar una Feria de Artes Plásticas en las próximas ediciones de La Campechada para brindarle al publico asistente otra oferta cultural y a los artistas plásticos las mismas oportunidades que  tienen otros profesionales de la cultura para vivir del producto de su labor creativa en igualdad de condiciones todo esto con la debida promoción y publicidad para garantizar su éxito. 

3 comentarios:

  1. Parte I de 2.
    Aquí hay dos problemas: estás muy mal enterado de lo que La Campechada es. Los artistas no reciben "sueldos", sino dinero para preparar una obra que ofrecerán a un público. De hecho, en este momento se trata de fondos federales destinado al desarrollo de las artes en actividades que sean gratuitas para los asistentes. Para poder participar en La Campechada, los proponentes tienen que someter su propuesta a un jurado especializado, pues el ICP no da dinero a lo loco. Con decir lo que no es, no se puede ganar un argumento. Y estás diciendo lo que no es. Me gustaría ver en tu blog una descripción justa y real de lo que es La Campechada, para que tus lectores realmente conozcan de lo que se está hablando.
    Por otra parte, yo no he percibido un "malestar" en Puerto Rico por La Campechada. Me gustaría mucho conocer tus fuentes para comprobar ese "malestar" de modo más formal. Primero habría que conocer, de un modo un poco más científico por qué CIRCA dejó de existir luego de su cuarta edición. Estudiar ese ejemplo de CIRCA (mucha gente se quejó de CIRCA y se habló también de que había mucho "malestar" que nunca se pudo confirmar más allá de las habladurías...). Las cosas no se hacen de la manga, y si ya hemos tenido en CIRCA nuestra feria de arte, no creo que podamos prescindir de estudiar sus procesos, logros y errores simplemente.
    Para que sea exitosa una feria de venta de obras de arte, no basta aprovechar el gran público que evidentemente congrega La Campechada. Lo fácil no siempre es útil o válido, Edwin. Para construir una buena feria de arte hay que construir su validez, su atractivo, su pertinencia, más allá de que los artistas deseen vender. Tiene que haber gente que quiera comprar. Una feria de arte no puede ser un rito de consolación bueno sólo para récord, sino algo verdaderamente pensado como tal, con sus pros y contras. Esto no es cuestión de encuestar, sino de mirar el mercado del arte y sus posibilidades en una isla económicamente deprimida, con poco ingreso disponible para lujos (jelou... la compra de arte es, ahora mismo, un lujo...). Que vengan los números y las cifras a presentarnos la viabilidad de una feria de arte que valga la pena para todos.

    Saludos, Lilliana Ramos Collado

    ResponderEliminar
  2. Parte 2 de 2

    Volvamos a CIRCA e indaguemos qué pasó. La primera pregunta es, ¿debe el Estado ocuparse de esto? Quizás sí, quizás no. ¿Debe ser "curada" una feria de arte, o un ventetú? ¿Debemos invitar galerías y artistas inividuales, o sólo artistas individuales? ¿Cómo el invitar artistas individuales afectaría la relación de los artistas con las galerías¿ ¿Cómo se afectarían las galerías si una feria tal aceptara sólo artistas no representados por galerías? ¿Estaría dispuesto el Estado a afectar económicamente el mercado de galerías cuando por otro lado está fomentando el progreso de los "pequeños negocios"? Todas estas preguntas se las hizo CIRCA.
    ¿Por que no entrevistas a Celina Nogueras y a Elvis Fuentes, que fueron los que idearon CIRCA?
    Otras posibilidades existen: El Mercado de Artesanías del ICP en las Fiestas de San Sebastián es extremadamente bueno para los artesanos. Ya el ICP ha añadido la presentación de artistas y obras de arte. ¿Por qué no potenciar la presencia de artistas plásticos en esa feria que ya existe y que funciona?
    También existe el Mercado de Artesanías que se celebra en el Centro de Convenciones desde hace unos años, sufragado por la Compañía de Turismo, y que también parece ser bastante próspero en términos de público y de ventas. ¿Por qué no proponer a los organizadores de esa feria de artesanías a incluir artistas plásticos?
    O sea, ¿por qué tiene que ser La Campechada la actividad que acoja lo que no promueve: una venta de objetos culturales, en este caso obras plásticas? ¿Debería entonces cobrarse también por los espectáculos de danza, de teatro, de performance y de música en La Campechada? ¿O es que sólo los plásticos cobrarán por vender su trabajo en La Campechada?
    Creo que antes de disparar de la baqueta, debes tú mismo hacer muchas preguntas a mucha gente. La mera opinión o el mero deseo de que haya una feria de arte no son suficientes para que se haga esa feria. Los negocios, para ser prósperos, deben estar muy bien planificados, ¿no crees?

    Saludos, Lilliana Ramos Collado

    ResponderEliminar
  3. Oye, Edwin, cuando en tu artículo previo hablas del "fracaso para los artistas plásticos de La Campechada" estás haciendo una crítica MUY SEVERA a esa actividad. No digas que en tu artículo no criticas La Campechada, pues lo haces desde el título mismo hasta el final de tu artículo. Para fundamentar lo que propones, quiero datos, Edwin, no opiniones. Ahora te digo yo: no critico la posibilidad de una feria de arte, pero sí critico la forma en que la planteas, denigrando, de paso (e injustamente) a La Campechada. No siempre hay que desvestir a un santo para vestir a otro... Lilliana Ramos Collado

    ResponderEliminar