Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 30 de noviembre de 2014

El arte urbano no comunitario y en abandono de Santurce

Por Edwin Velázquez Collazo

En un caminar solitario de un caluroso sábado en la mañana  me fui a disfrutar del arte urbano por las calles desoladas y deterioradas en mi barrio de Santurce. El sector comenzaba a coger vida por el alboroto de los transeúntes y la música de los hogares en mi ruta para descubrir la vida muralista de los proyectos de arte urbano allí realizados. 

Mural de Sofía Maldonado deteriorado 
grafiteado en la Ave. Fernández Juncos

Subiendo y bajando por las calles Cerra,  Monserrate, Hoare, el Barrio Gandul  y aéreas limítrofes, dialogue  con deambulantes, residentes y caminantes para tener un  panorama claro de cómo se percibe  el arte urbano en el sector.

Muchos coinciden en que estos proyectos de arte público son  meritorios en su función de exponer y difundir el arte joven y emergente del país, pero  a su vez son contradictorios porque es un arte urbano que muchas veces no los representa y que a su vez pueden abonar a la imagen de decadencia y abandono del sector.  Me explico, después del todo el glamour de celebración durante un fin de semana festiva donde sólo estábamos viendo y disfrutando una mitad del proceso, la fiesta, la bebida, la bohemia y el amiguismo cultural, viene la otra mitad del proyecto el deterioro  inmediato de este arte urbano producido por el sol, la lluvia, la contaminación, el pasquinaje y grafitti vandálico. En teoría, el arte urbano  puede cambiar la apariencia del sector de Santurce con su discurso estético, pero, en la práctica,  puede ofrecerle al sector una muestra de descuido y en lugar de embellecer terminarían profundizando la mala imagen del mismo.

Mural  en la Calle Cerra
en abandono y deteriorado

Lo cual me pone a pensar si estos proyectos de arte urbano no se han convertido en solo un acto ilusorio de maquillaje cosmético y marketing urbano  que utiliza al arte  para ocultar la miseria y el abandono de una ciudad dual. No dudo que estos proyectos de arte público y urbano sea un verdadero esfuerzo efectivo como iniciativa  para crear conciencia  sobre el abandono del sector de Santurce  y sean clave en el esfuerzo por revitalizar el mismo, pero, la realidad es que en mucho de este arte  urbano realizado no representan  o visualizan a  la comunidad que allí  vive y reside, su historia, idiosincrasia, anécdotas, su diario vivir. 

Aunque la retórica urbanística hable de procesos de participación ciudadana,  nos preguntamos por qué la comunidad no se puede sentir identificada con el arte urbano allí realizado. Si analizamos bien la gran mayoría del arte urbano de Santurce no es un arte comunitario que implique participación vecinal  en el proceso constructivo de la obra, no generan identidad comunitaria porque no hay asociación entre los temas y el sector. Porque para que el arte urbano sea comunitario y un factor en el cambio social  implica el empoderamiento de los miembros de la comunidad  para crear obras con los artistas en búsqueda de un beneficio o mejora social (por encima de unos logros estéticos y egos personales), implica un acto colaborativo en donde el artista delega parte de sus funciones tradicionales creando obras de arte en un contexto del barrio, de comunidad, de grupo.

Murales en la calle Cerra
 en proceso de deterioro y abandono

Lo que hemos visto hasta ahora es un arte urbano que ha sido impuesto por los artistas desde que reclamaron hace varios años las paredes del barrio Santurce. Uno que ha perdido muchas veces la capacidad de producir imágenes que integren a los diferentes grupos  que componen a uno de los sectores más multiculturales de San Juan donde se concentran personas de diversas culturas, razas, religiones, condiciones sociales, la pequeña naciones unidas del Caribe, donde cohabitan dominicanos, cubanos, haitianos, puertorriqueños y de otras islas o países que representan la complejidad social, racial y étnica de un barrio sandunguero y caribeño.  Me pregunto entonces tomando prestado el título del libro publicado recientemente por el Dr. Fernando Picó donde están “Santurce y las Voces de su Gente” en el arte urbano de Santurce.

5 comentarios:

  1. Muy bien estipulado, y gracia por abrir Ia crítica tan necesaria al arte urbano. En mi defensa, el mural ejecutado fue para crear conciencia del maltrato a la mujer y la obra fue donada a la fundación Matria y otras fundaciones que deseen usar la imagen con el propósito de crear conciencia y conseguir fondos para la causa. El mural dio paso a colaborar en un segundo proyecto con una joven del proyecto Matria. Yo creo que los proyectos comunitarios pueden desarrollarse con la comunidad santurcina o cuando el mural tiene alguna contribución o desenvolvimiento conceptual con una temática que promueva la colaboración con alguna entidad sin-fines de lucro o causa social. Inclusive comenzando con la consideración y respeto arquitectónico del área a ser intervenida. Pintar por pintar puede ser un acto extremadamente egoísta, cuando se trata de arte en sectores públicos que invaden la paz de una comunidad con la cual el artista no ha logrado una interacción genuina y responsable.

    ResponderEliminar
  2. Cual defensa si no hay acusados solo víctimas...

    ResponderEliminar
  3. Cuando RescatArte de Rio Piedras comenzo a trabajar nuestro projecto de arte urbano teniamos como meta abrir el trabajo de los muralistas a algo mas amplio; tenemos una propuesta que incluye talleres de todo tipo de arte, musica, poesia, baile, deportes, preservacion historica, autogestion y claro embellecimiento publico, mas sin embargo todos, desde el gobierno hasta la universidad nos dieron la espalda, el sector privado nos aplasto y quedamos igual que los edificios que intentamos rescatar; en ruinas, intentando levantarnos nuevamente.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus comentarios al respecto, como dice Sofía Maldonado con el articulo solo pretendo abrir abrir una puerta a la discusión y análisis sobre lo que ha pasado en el arte urbano hasta ahora y sus responsabilidades o compromiso con las comunidades intervenidas.

    ResponderEliminar
  5. Edwin Velázquez Collazo gracias por abrir esta puerta a la discusión sobre arte urbano en especial área de Santurce. Cuando conversé con residentes del área les preguntaba si fueron consultados, colaboraron, entrevistados y como se sentían con los famosos murales. Lamento y con mucho respeto indicaron no se identificaban con la realidad de su entorno y lo que ahí sucede. Para los que recordamos a santurce antes y el ahora el cambio es enorme en beneficio hacia un sector privilegiado dejando a los santurcinos en desventaja social. Qué pasó con el Santurce lleno de vida con tiendas, comercio, áreas con una diversidad étnica. Lo mismo observo en Rio Piedras, recuerdo las tiendas, vendedores ambulantes y calles un sábado abarrotadas por transeúntes en busca de buenos precios y calidad. Que tenemos ahora, cual es la realidad de estas áreas, tener gran cantidades de locales de restaurantes, pub, lugares para beber, eso no era. Como podemos levantar áreas que desean seguir destruyendo y edificios maquillados donde el paso del tiempo les devuelve su deterioro y olvido de lo que un día fueron. Pienso que no es lo mismo limpiar con Mistolin cuando hay King pine y Lestoil, no decoro para disimular o tapar sino para transformar, denunciando los atropellos y anunciar el sentir de un sector.

    ResponderEliminar